ActualidadDiócesisPanamá

“Sigamos firmes en su legado de defender la familia”

La Iglesia Católica celebró el pasado martes 22 de octubre la fiesta de San Juan Pablo II, y en Panamá, en la capilla que lleva su nombre, se congregaron los fieles para vivir una hermosa misa presidida por el Obispo de la diócesis de Chitré, monseñor Rafael Valdivieso.

El recuerdo de su visita en el año 1983 a Panamá, llenó de mucho sentimiento a los fieles, quienes conversaban sobre esos gratos momentos vividos muy cerca del lugar en donde se encuentra la capilla, en Albrook.

Monseñor Rafael reflexionó en su homilía sobre la importancia de la familia, ese pilar que fue tan fundamental para el Santo Padre. “San Juan Pablo II vivió siempre una experiencia de cariño, ternura, cercanía y confianza en su entorno familiar, y a pesar de que perdió a sus seres más cercanos a temprana edad, nunca dejó de ver el rostro de Cristo a su alrededor”, dijo.

En este día especial, no faltaron los miembros del grupo Apóstoles de Jesús y María (APOJEMA), quienes son los responsables de atender la administración de esta capilla.

Ellos se encargan del servicio de la Liturgia Dominical a las 11:30 de la mañana, cada semana; además la oración por los sacerdotes ante el Santísimo, los martes y jueves de 5 de la tarde a 7 de la noche, que es lo característico de su carisma.

“Desde el año 2017, cuando se nos pide el apoyo a la iglesia, por parte del padre Rómulo Aguilar, para llevar la capilla, nuestro amor por el Papa ha crecido y somos fieles seguidores de su obra de amor”, dijo Any Olivella de Guardia.

San Juan Pablo II estuvo por escasas 10 horas en Panamá, tiempo suficiente que sirvió para dejar su semilla de amor en esta tierra que en esos momentos vivía importantes sobresaltos sociales y políticos. 

Murió en el 2005. Fue beatificado por el papa Benedicto XVI, mientras que en el 2014 fue canonizado por el papa Francisco, quien en la ceremonia manifestó: “San Juan Pablo II fue el papa de la familia. Él mismo, una vez, dijo que así le habría gustado ser recordado, como el papa de la familia”.

Artículo anterior

El hombre de hoy, desde la fe

Siguiente artículo

¡Aquí pertenezco!, por eso pido ser bautizado