Espiritualidad

Arquidiócesis entrega a familias sobres con cenizas benditas

Estará disponible un subsidio litúrgico para que familias se orienten y celebren el rito de la ceniza en sus hogares. Este material puede imponerse desde el miércoles al sábado.

Redacción

Aunque este año los templos estarán abiertos y recibirán fieles según su aforo, y el rito de la imposición de ceniza se efectuará sin restricciones el miércoles que marca el inicio de la Cuaresma, el arzobispo José Domingo Ulloa Mendieta ha explicado que la ceremonia puede efectuarse hasta el sábado previo al primer domingo de este Tiempo, y puede vivirse en casa, siguiendo las pautas litúrgicas respectivas.

Para que las familias tengan esta posibilidad, el Arzobispado de Panamá ha producido un subsidio que esta edición se reproduce.

Un extracto del documento dice:

Propósito pastoral

Este subsidio ha sido preparado para ayudar a los fieles creyentes a celebrar en familia el Miércoles de Ceniza, al inicio de la Cuaresma, tomando en cuenta que, por la situación del confinamiento, muchos fieles no tienen la posibilidad real de asistir al templo, ya sea por edad, o por pertenecer a grupos vulnerables al COVID-19.

El sentido de la ceniza

Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Imponerse ceniza es un signo que ayuda a impregnar nuestra preparación cuaresmal de un espíritu de arrepentimiento y conversión necesarios para vivir la Pascua.

La recepción de la Ceniza puede tenerse durante la Misa, o también fuera de la misma.

Sin embargo, es importante que la imposición de la ceniza se celebre dentro de una Liturgia de la Palabra”. Por lo tanto, y más en este tiempo de confinamiento por pandemia, es factible que en una familia se realice una Liturgia de la Palabra, presidida por un laico (vgr.el Padre o la Madre de familia), donde se bendiga la ceniza y los miembros de la familia se impongan la ceniza cada uno.

 La ceniza deberá obtenerse previamente, quemando ramas de olivo, palmas u otro tipo ramas de árbol. La ceniza deberá ponerse en un recipiente digno. Si llega a sobrar ceniza, se recomienda no guardarla. Es más conveniente depositarla en una maceta.

JUNTOS. En tiempos de sinodalidad, cobra sentido la actuación del laico (padre, madre o mayor en la casa) al frente de la ceremonia.

En familia

El guía, que puede ser el padre o la madre, o bien, el mayor de la familia, dice: V.

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. R. Amén. Continúa: V. Familia, bendigamos juntos al Señor, que en su infinita misericordia nos invita benignamente a la mesa de su Palabra. Digamos todos juntos: Bendito seas por siempre, Señor.

 El guía invita a todos a orar en silencio durante unos momentos. Después dice:

Ahora, pidámosle en silencio a Dios la gracia de la conversión. Oremos.

Se guarda un momento de silencio; después, continúa:

Que el día de ayuno con el que iniciamos, Señor esta Cuaresma, sea el principio de una verdadera conversión a ti, y que nuestros actos de penitencia nos ayuden a vencer el espíritu del mal. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Amén.

COMUNITARIO. Para los viajeros que utilicen la terminal de Albrook, se estará imponiendo la ceniza desde las 6:30 de la mañana, y hasta las 6 de la tarde.

Escuchemos la Palabra de Dios.

Del libro del profeta Joel (2, 12-18);

Salmo Responsorial Del Salmo 50 ;

Evangelio según san Mateo. (6, 1-6.16-18)

Luego se hace una reflexión comunitaria.

Rito de la bendición

En este momento, se pone en la mesa el recipiente con la ceniza, y el guía invita a todos a orar a Dios:

  1. “Querida familia, pidamos humildemente a Dios Padre que bendiga con su gracia esta ceniza que, en señal de penitencia, cada uno se impondrá en la cabeza”. Y, después de un breve momento dice:
  2. Señor Dios, que te apiadas de quien se humilla y te muestras benévolo para quien se arrepiente, inclina piadosamente tu oído a nuestras súplicas y derrama la gracia de tu bendición (En este momento, todos hacen el signo de la bendición sobre las cenizas) sobre esta familia tuya, que va a recibir la ceniza, para que, perseverando en las prácticas cuaresmales, merezcan llegar a la celebración del misterio pascual de tu Hijo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. R. Amén.

Imposición de la ceniza

Se puede imponer la ceniza sobre la cabeza o hacer la señal de la cruz en la frente. Cuando cada uno se acerca, el guía le dice: “Arrepiéntete y cree en el Evangelio”.

 

Artículo anterior

Visita sorpresa del Papa Francisco a embajada rusa en Italia

Siguiente artículo

Las tres columnas que le dan pleno sentido a la Cuaresma