ActualidadDiócesisVicariato Apostólico del Darién

Avanza trabajo pastoral con la familia

n el Vicariato de Dairién, cada región posee una diversidad de culturas que hacen la labor evangelizadora y de ayuda social tengan una intervención específica pero a la vez integral.

Del trabajo pastoral en este vicariato, Monseñor Pedro Hernández Cantarero, le preocupa la realidad de las familias indígenas, afros y campesinas. El problema en esta misión es que hay muchas familias mono parentales, ya sea sólo el papá o la mamá y muchos de ellos prefieren vivir unidos, sin el sacramento del matrimonio.

“Es que precisamente hay que tomar en cuenta que la tarea es distinta a otras regiones donde no hay una presencia marcada de fusiones culturales con tradiciones y costumbres distintas”, explica el Obispo del Vicariato de Darién.

Dijo que se está trabajando fuertemente en la formación para los sacramentos de iniciación cristiana. “Muchos de los darienitas sólo están bautizados”, indicó Monseñor Hernández. Les falta ser fortalecidos por la Confirmación alimentados por la Eucaristía, agregó.

El obispo también se refirió a la situación social que golpea a los darienitas. Una realidad que afecta el desarrollo de sus pobladores, tanto en el campo material, como espiritual. “La falta de oportunidades en esta región del país debe ser atendida por los gobiernos.

Esta realidad afecta directamente a los jóvenes que están en busca de mejores oportunidades para desarrollarse mediante el estudio y el trabajo honrado. “Las perspectivas de empleo son mínimas, lo cual les lleva a emigrar a otros pueblos donde muchas veces se enfrentan necesidades que los llevan a ir por mal camino”, subrayó.

Datos Importantes

La población darienita está compuesta mayormente por indígenas, afrodescendientes y campesinos, que migraron desde otras provincias como chiricanos, santeños, herreranos y veragüenses en busca de buenas tierras y mejores oportunidades.

La manifestación musical que distingue al pueblo darienita es el Bullarengue, que es un baile de tambor de ascendencia puramente africana. Sin embargo, cada uno de los grupos humanos que han emigrado a esta provincia luchan por conservar sus raíces y mantener sus costumbres y tradiciones. Hay una nueva realidad cultural. La fuerte ingerencia de los migrantes colombianos y de los

medios radiales de ese país, tienden a favorecer el gusto del darienit

Artículo anterior

Yo también soy misionero ¿y tú?

Siguiente artículo

Religiosas sirven con sencillez, entrega y generosidad