ActualidadDiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Avanza trabajo pastoral en El Empalme

La vida pastoral en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús en El Empalme, con sus tres años como templo parroquial, va en crecimiento.

La feligresía ha respondido correctamente con entusiasmo a pesar de la minoría de católicos en la región, señala el padre Bartolomeu Blaj, párroco de esta iglesia.

El padre ha estructurado la parroquia de una manera exitosa, pues su experiencia misionera en otro país le ha permitido ganar prácticas pastorales, de las cuales ha aplicado en su misión en esta prelatura de Bocas del Toro.

Animación Parroquial

En esta iglesia hay un Equipo Pastoral de Animación Parroquial (EPAP), conformado por laicos comprometidos, deseoso de ayudar y servir, encargados de coordinar las diversas actividades durante el año y así mismo de recaudar los fondos para sufragar algunas necesidades

que presenta la iglesia. Juventud “Otra pastoral activa en la parroquia es el grupo juvenil “Caminando con Jesús”. Este anima a los jóvenes a acercarse a la iglesia para que conozcan más de Dios, pues su alegría contagia a los demás al traer más amigos para nuestro Señor”, explica Jorshua Espinosa quien es el coordinador de este equipo.

Enfatiza este joven que, el reto no es fácil más en una sociedad donde los jóvenes son apáticos a los asuntos de Dios y no quieren saber nada de iglesia. “Nuestra misión es demostrar un Jesús joven como nosotros, y al ser igual nos invita a un estilo de vida distinto al entorno que vivimos diariamente”, explicó.

Actualmente son 20 jóvenes los participantes que acuden los sábados al encuentro desde las 4:00 p.m. Para el próximo año, su objetivo es ir al Encuentro Juvenil de Renovación Católica en Chitré, pues deseamos aprender más y alimentarse de la palabra de Dios en estos eventos, que son muy edificantes para su vida cristiana.

Pastoral de Salud

De manera satisfactoria, la Pastoral de la Salud se desarrolla de la mano del párroco Bartolomeu Blaj, quien en coordinación con Ana Julia Miranda y Evangelina McFarlane ejecutan las obras. Todos los viernes acuden al Hospital Raúl Dávida Mena en Changuinola y visitan las salas para compartir con los enfermos, orar por ellos y animarlos a orar juntos.

“Después de hacer las visitas a los enfermos, se celebra la Eucaristía con aquellos que desean alimentarse espiritualmente y escuchan la palabra de Dios para mantener viva sus esperanzas”, señala Evangelina McFarlane.

Catequesis

El párroco Bartolomeu se encarga de la formación catequética. El tercer domingo de cada mes se reúne con los catequistas para brindarles mayor información en temas espirituales y bíblicos, con el objetivo de que conozcan más la Palabra de Dios.

“Nosotros estamos felices con prestar el servicio a la parroquia con la catequesis y más con la formación que el padre nos da, ya que aprendemos más de Dios y de la iglesia”, expreso Elvisa Pinto, catequista de la comunidad de El Silencio.

Artículo anterior

Familia recibe ayuda concreta

Siguiente artículo

Una celebración navideña auténtica