ActualidadDiócesisVicariato Apostólico del Darién

Familia recibe ayuda concreta

Los reyes magos se adelantaron a la casa de la familia Pimentel, quienes viven en la zona misionera de Santa Fe, en el Vicariato Apostólico de Darién, y recibieron alimentos y juguetes de manos de un equipo de voluntarios, quienes desinteresadamente han estado apoyando durante el año a estos niños.

Alexandra Morales, quien es parte de este equipo, asegura que no hay nada más gratificante que poder darle la mano a quien lo necesita y que esto no sólo ocurra en épocas navideñas sino, durante todo el año que es cuando más se necesita esa ayuda a los demás.

Los esposos Pimentel tienen 4 hijos, quienes agradecieron este gesto con su familia. Las condiciones de su casa son precarias, no tenían colchón donde dormir y en el mes de mayo lo recibieron. Su piso es de tierra, la comida la cocinan en un improvisado fogón.

La pareja de esposos Pimentel, a pesar de no ser católicos, practicantes, son los primeros dispuestos a orar cuando son visitados por el equipo del vicariato de Darién, quienes comparte con ellos un rato de oración.

José Pimentel es el hermano mayor que va a la escuela y es buen alumno. Su promedio final este 2019 fue de 4.5; su hermano Mario también entró este año al colegio, aunque no habla mucho agradece mucho los obsequios que han recibido. Los otros dos pequeños Joel y David, aún no están en edad escolar.

Concluye Morales que esta misión fortalece el caminar de los voluntarios del Vicariato de Darién y brinda esperanza a los demás.

Artículo anterior

La salud es el combustible del cuerpo

Siguiente artículo

Avanza trabajo pastoral en El Empalme