DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Avanzan proyectos pastorales en zona misionera de Metetí

Algunos caminos son inaccesibles con la llegada de la época lluviosa lo que, además de una serie de complicaciones pastorales, no evita que se llegue a todas las zonas misioneras de Darién.

Yoel E. González N.

Los retos físicos, pastorales y de acceso víal en el Vicariato Apostólico de Darién han sido un punto clave para seguir el proceso de evangelización en cada zona misionera, pero a pesar de esto, la esperanza no se pierde y los pastores continúan avanzando en sus proyectos.

Metetí

Para el padre Gustavo Rivas, de origen colombiano y responsable de la zona misionera de Metetí, los retos que enfrentan como sacerdotes en estas comunidades son muchos, y superarlos es una tarea difícil. “En una ocasión vi que un sacerdote abandonó la zona donde estaba precisamente por estas cosas. La tarea es complicada, y a esto súmale: la gente, la estructura, la región, en fin”, explica el sacerdote.

Muchos caminos accidentados, distancias infinitas entre una comunidad y otra, así como un pueblo que no se enamora de Jesús eucaristía, iglesias cerradas, un pueblo que no comulga, no se confiesa y que sólo aparece en fiestas patronales o cuando hay una misa de difuntos, señala el sacerdote quien lleva 10 años en este vicariato.

El padre Rivas señaló que ha trabajado en casi todas las zonas de misión y en aquellas donde no ha estado, pudo visitar para acompañar.

FRATERNIDAD. Sus hermanos en Cristo le acogen con profundo cariño.

Algunas obras de construcción se han ido habilitando en esta zona donde se levantan templos como en la comunidad de Teteral (en la montaña), pero hacen falta muchos detalles para terminar este proyecto, como:puertas, techos, paredes, pintura, entre otros.

Gracias a la colaboración de la Hermana Lourdes, quien organiza la venta de ropa y otras actividades para recaudar fondos.

Otra obra, en esta zona, está ubicada en la comunidad El Vertedero, sitio donde toda la basura de Metetí es arrojada. Unas 40 familias humildes que no tienen nada,  se encuentran allí. En época de invierno (unos 7 meses), cuesta acceder a esta comunidad por lo accidentada que esta la vía y llena de lodo.

A pesar de esto, el padre Gustavo no deja de visitarles y llevar la Eucaristía en la capilla Medalla Milagrosa, construida de madera en su totalidad. Actualmente se trabaja en la recolecta de fondos (15 mil dólares), para la construcción de una capilla de cemento.

Ya cuentan con la imagen de la virgen de la Medalla Milagrosa y el Cristo que fueron donadas. A finales de agosto se piensa iniciar la construcción en piedra, con piso y todo. La meta es que esté lista para el próximo 27 de noviembre en su fiesta patronal.

El padre Rivas apela a la generosidad de las personas para adelantar estos proyectos sociales, apoyando a la cuenta del Banco General #04-34-98-648495-6, a nombre de Padre Gustavo Rivas Murillo.

Artículo anterior

PAN PARA EL CAMINO

Siguiente artículo

La rinitis y sinusitis se pueden exacerbar si hay humedad en su hogar