JóvenesVariedad

Bebés y chaleco simulador de embarazo

Gracias al apoyo de Adveniat Alemania, el Centro de Orientación y Atención Integral San Juan Pablo II, adquirió un magnifico equipo que está siendo utilizado en el proyecto “Joven infórmate y hazte responsable”, enfocado en la prevención de embarazo en jóvenes y adolescentes”. Así lo informa Ariel López, director del Centro.

Iniciaron el proyecto visitando el Instituto Comercial Bolívar, ubicado en Calidonia. Más de 500 estudiantes han podido vivir la experiencia, que consiste en escuchar las charlas sobre los riesgos y desventajas de un embarazo precoz, enfermedades de transmisión sexual, VIH, drogodependencia, valores e importancia de la familia. Y luego la práctica donde se trabajan con los simuladores de embarazo y los bebés electrónicos.

“El chaleco y la faja son herramientas que permiten a los participantes vivir las sensaciones que experimentan una mujer durante su embarazo. Como aumento del peso, dificultad para respirar, cambios en la temperatura del cuerpo, dificultad para realizar movimientos, presión en la vejiga y hasta contracciones; todo esto con el propósito de concientizarlos, sobre lo que podrían vivir si a temprana edad quedan embarazados.” explicó López.

Señala que en las primeras charlas y prácticas los estudiantes quedan impactados por el peso. Sus cuerpos no tienen la resistencia, no están preparados y logran entender que no es su tiempo para esta etapa de la vida.

“La idea no este meterles miedo, sino prepararlos, hacerles comprender que el tiempo que viven es para estudiar, esforzarse por tener un mejor futuro”, dijo Ariel.

Un bebé en sus manos

En el momento de la práctica, los estudiantes logran cargar en sus brazos bebes electrónicos con discapacidad, como consecuencia de adicciones y alcoholismo.

Uno de los bebés llora, tiembla por el síndrome de abstinencia. Los chicos quedan impresionados sobre las consecuencias que sufren, si consumen drogas durante el embarazo o durante el momento de la concepción. La gran mayoría de los chicos ignora que el bebé será dependiente de la droga al nacer.

Testimonio

Luego de impartir una de las charlas, una madre de familia llegó al Centro San Juan Pablo muy satisfecha por todo lo que su hija llegó contándole a casa.

La experiencia la motivó a plantear el tema, y con mucha seguridad la adolescente afirmó que no era su tiempo para las relaciones sexuales, le habló de castidad y del amor de Dios por todos sus hijos

Artículo anterior

Rencores que carcomen el alma

Siguiente artículo

Buscando la integración familiar