Diócesis

Bocas del Toro realiza misa Crismal y nuevos párrocos asumen compromisos

Joyra Villarreal

La prelatura de Bocas del Toro celebró la misa Crismal, presidida por Monseñor Aníbal Saldaña y concelebrada por los presbíteros de las parroquias San José de Chiriquí Grande, San José de Almirante, Catedral Iglesia del Carmen de Bocas Isla, Santa Isabel de Hungría y Sagrado Corazón de Jesús Anfitriona.

En el día de la exaltación de la santa cruz, la feligresía tuvo la oportunidad de participar de la misa crismal, con todas las medidas de bioseguridad, donde se consagra el santo crisma y se bendicen todos los óleos que se utilizarán durante el resto del año en los sacramentos de bautismo, unción de enfermos, confirmaciones entre otras celebraciones.

Monseñor Aníbal Saldaña, en su homilía, destacó que después de tantos meses de confinamiento y de dificultades se han podido reunir y no en un día ordinario si no en el día de la exaltación de la cruz.

Explicó Monseñor que, la prelatura se ha reunido como comunidad de fe y para animar está convocatoria no tenemos nada mejor que la Palabra de Dios que se ha escuchado. Es una palabra apropiada porque nos recuerda que el árbol de la cruz, en el que el Salvador fue exaltado, elevado se ha convertido para nosotros en fuente de salvación, esa escena del antiguo testamento donde aquellos mordidos por la serpiente contemplaban en aquel palo levantado con una serpiente de bronce allí curvada, al mirarla quedaban curados, es un signo profético de aquel que será levantado en el árbol de la cruz. 

Antes de la Bendición final, el obispo presentó los nuevos nombramientos, mediante lectura del nombramiento de los administradores de la Parroquia San José de Chiriquí Grande, presbítero Johannes Fajar y de la parroquia Sagrado corazón de Jesús, Presbítero Juan Solís. Ambos administradores con las mismas facultades del párroco.

Novedad. La feligresía recibió a sus nuevos párrocos.

Un año diferente lleno de Alegría

Milagroso. Sus devotos renuevan su fe en el Santo.

Devoción. Tomaron todas las medidas de bioseguridad durante la celebración.

Carolina Magallón

La comunidad de Membrillo, ubicada en el corregimiento de Pajonal de Penonomé, celebró su fiesta patronal del Señor de los Milagros, la misma cumplió 45 años en esta región. 

Dada las circunstancias que vive el mundo entero, no quitó el ánimo de celebrar desde la Iglesia doméstica y también llevando a cabo un triduo, en la Catedral San Juan Bautista de Penonomé, donde estuvo presente el padre Severiano Vargas y el párroco Rolando Reyna. 

El padre Vargas resaltó el perdón, que sana las heridas interiores y muchas de las enfermedades físicas que tenemos, porque el corazón se ha resistido a dejarse sanar por el amor de Jesús. 

Aprender a perdonar como lo hizo Jesús, estando en la cruz, es ahora nuestro momento para escuchar y entender las respuestas de Dios en nuestras vidas, enfatizó el sacerdote. 

Por primera vez sale la imagen del Señor de los Milagros a la Catedral, terminada la Eucaristía y sale para recorrer cada sector de la comunidad, cada uno de ellos decorados para ver pasar al que siempre los acompaña, a Jesús Señor de los Milagros. 

Artículo anterior

Laudato Sí: degradación ambiental y degradación social van juntas

Siguiente artículo

10 consejos para enfrentar miedos