ActualidadDiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Bocatoreños unidos en oración

Acogiéndose al llamado de la Conferencia Episcopal Panameña de orar cada jueves eucarístico por la santificacón de los sacerdotes, la Prelatura de Bocas del Toro a través de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Empalme reunió a la feligresía para implorar a Jesús Eucaristía interceder por sus consagrados.

La jornada de oración se inició con el rezo del Santo Rosario, luego la Santa

Misa presidida por el padre Juan Solís quien resaltó de manera especial el sacrificio de amor hecho por los mártires Cosme y Damián, quienes derramaron su sangre por amor al Evangelio, es decir a Cristo; estos son los verdaderos cristianos católicos, de los cuales debemos tomar como ejemplos de vida.

Recalcó el padre Solís, “no tengamos

miedo a las realidades que estamos viviendo en nuestros días como Iglesia, ya que en nuestro tiempo, el martirio es pasar a ser perseguidos por aquellos que

odian a la Santa Madre Iglesia”.

En el momento de la adoración, el padre Solís manifestó: “estar en una hora

santa es estar con Jesús, encontrarnos con el señor Jesús Sacramentado, Él que es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida. Él que es sencillamente el Dios con nosotros, Él que ha venido a traernos salvación y vida eterna, Él que es comida y bebida de salvación”. Gloria Villarreal quien participa como feligrés en la parroquia Santa Isabel de Hungría expresó su entusiasmo de haber vivido esta experiencia tan maravillosa. “Me sentí muy feliz, porque me di cuenta de que Él me dio una oportunidad para

orar más por los sacerdotes, pensé que

venía por mis propias decisiones, pero

me di cuenta de que fue Jesús quien me

ha llamado a estar en su presencia para

cantar y alabar su Nombre”, enfatizó.

Durante la adoración al Santísimo Sacramento, hubo minutos de reflexión de la Palabra de Dios, además cantos de alabanza y momentos de encuentro personal con Jesús Sacramentado.

El padre Solís explicó, “un sacerdote siempre estará en la mira de Satanás y si uno cae, caen todas aquellas feligresías que lo seguían, sin embargo, muchos nos critican, pero pocos son los que oran por nosotros”.

Artículo anterior

Jornada de Misericordia en la cárcel

Siguiente artículo

La Iglesia tiene una sola moral