ActualidadDavidDiócesis

Caminan la ruta del padre Moisés

La Ruta de Moisés es una peregrinación en memoria del agustino Siervo de Dios, Padre Moisés González Crespo, por los lugares, caminos y personas por donde evangelizó este sacerdote en la Comarca Ngäbe-Buglé, especialmente su última travesía por las montañas del río Tabasará, donde murió por amor a los pobres el 18 de diciembre de 1980. 

Cada año se lleva a cabo esta experiencia, donde jóvenes de parroquias agustinas entre otras se van sumando a este encuentro con feligresía de estas comunidades en Tolé. Este año participaron cerca de 48 jóvenes, provenientes de varias parroquias agustinas, en compañía de seminaristas y sacerdotes. 

La ruta inicia en el Centro Misional Jesús Obrero de los frailes agustinos en Tolé, siendo recibidos con un momento de oración y meditación de la Palabra, en  esta ocasión dirigido por los jóvenes de la residencia estudian- til. 

Al día siguiente, a las siete de la manaña, se trasladan hasta Cerro Sombrero, donde empieza el segundo día de esta experiencia que marca la vida de quienes la 

viven. Bajan hasta llegar al río Cuvíbora, lugar del primer puente colgante que, gracias a las gestiones del padre Moisés, se construyó en la región. Allí em- pieza la meditación del Santo Via Crucis. 

Después de cruzar el puente, los peregrinos suben la Loma de Tijera, la más difícil de toda la ruta, en esta experiencia el seminarista Kevin Alvarado comentó, “todos empezamos con gran ánimo a subir, pero poco a poco nos fuimos rindiéndo ante tan empinado cerro”. 

Se pasa por varias comunidades hasta llegar a Llano Ñopo, donde permanecen hospedados los tres dias que dura la experiencia de oración y peregrinación. Celebran la Eucaristía, par- 

ticipan de diversas actividades para conocer la vida del padre Moises y compartir con la gente de las comunidades vecinas. Finalmente visitan el lugar donde se encontró el cuerpo sin vida del padre Moisés en Charco Brujo y bajan al templo parroquial de Tole para hacer una acción de gracias junto a su tumba y firmar el libro de intensiones. 

Artículo anterior

Ser como Jesús ante las tentaciones

Siguiente artículo

Diferencias en la reconciliación