DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Carisma Amigoniano en Bocas

Desde hace más de 60 años las Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, sirven en esta prelatura, y es que la Parroquia de San José de Almirante ha tenido la bendición de compartir el traba-jo y la acción pastoral de esta congregación tan entregada al servir a los demás.

El Carisma Amigoniano en la Iglesia San José de Almirante, Bocas del Toro, viene a ser un nuevo talento de ser y hacer por los  demás así como en cada congregación se busca el crecimiento en el amor, pero desde un estilo propio, las Hermanas Terciarias se dan al extremo en su servir a los demás.

Fueron fundadas por el Padre Luis Amigó, un Franciscano Capuchino en el año 1885 en España, por eso la raíz es franciscana y son amigonianas por el carisma propio de su fundador (Amigó=amigonianos).

En 1953 llegaron las primeras Hermanas Terciarias a estas tierras bocatoreñas, siendo en 1954 cuan-do fundan el colegio Parroquial San José que brinda educación a niños y jovénes.

Por esta parte de la Prelatura han pasado a la fecha unas 455 hermanas que han contribuido en la formación y en las tareas de la catequesis de la iglesia.

En la iglesia,  las Terciarias Capuchinas hacen vida el carisma amigoniano, a través de la educación en el Colegio Parroquial San José; en la formación de catequistas, impartiendo catequesis de bautismo, en la animación al Grupo Juvenil Parroquial, en la visita a comunidades circundantes, a los enfermos y celebrando la Palabra de Dios.

Su carisma

¿En qué consiste? En practicar las actitudes del Buen Pastor, enfatizando la misericordia  en el amor y por el amor; en concreto se traducen en la sensibilidad para convivir y empatizar con los demás; en la sensibilidad para atender a la individualidad, para querer a cada uno como es y querer más a quien más lo necesita; en la sensibilidad para mantenerse fuerte y fiel en medio de las dificultades, y en la sensibilidad para actuar con coherencia.

El Padre Luis Amigó es un ejemplo de cómo vivir la misericordia y la compasión de forma concreta.  Él mismo nos cuenta un suceso vivido en 1885, España: “pasada la epidemia del cólera se vio que quedaban muchos niños sin amparo por haber muerto sus padres, y movido yo a compasión pensé en que podíamos recogerlos; sin pérdida de tiempo alquilamos una casa para convertirla en Asilo para niños huérfanos. Actualmente la comunidad está integrada por cinco hermanas: Hna. Miroslava Núñez Gómez, Costarricense quien presta el servicio como Directora del Centro Educativo y Superiora; la Hna. Margine Pineda Betanco, Nicaragüense; la Hna. Fabiola Cajina, Nicaragüense; Hna. Ofelia Hurtado, Colombiana y Hna. Claudia Duarte, Guatemalteca.

Artículo anterior

En momentos difíciles albergue brinda esperanza

Siguiente artículo

Locura de amor que sigue dando frutos