Portada

Carmelitas Descalzas dejarán huella en la pre jornada

Para los días en las diócesis, Colón espera recibir más de 5 mil peregrinos que asistirán a distintas eucaristías en las que comulgarán con hostias elaboradas en esta tierra y por las religiosas Carmelitas cuya labor es fuente de ingreso.

Aproximadamente 3 millones de hostias llegarán a Panamá desde el extranjero para la Jornada Mundial de la Juventud. Sin embargo, para la pre jornada, la diócesis de Colón Kuna Yala, cuenta con un apoyo extra, pues las Hermanas Religiosas de la Orden de las Carmelitas Descalzas, con presencia en el Valle de la Media Luna, trabajan desde ya en la elaboración de unas 150 mil hostias que se usarán durante estos días.

Panorama Católico realizó una visita a la comunidad de Buenaventura, en donde está ubicado el monasterio, para ver el proceso de confección. Son 8 mujeres entregadas a la oración y a la contemplación, pero que con la adquisición de una nueva maquinaria especial para hacer hostias, rotan sus horarios, para poder dedicar algunas horas a este trabajo.

Las máquinas fueron adquiridas a través de un préstamo, y trabajan en las hostias con el objetivo de pagar la deuda, además de abastecer a las parroquias que deseen el producto para las diferentes eucaristías del año, y sufragar sus gastos.

En el taller de hostias, el proceso inicia pesando el agua y la harina, que luego se colocan en una mezcladora, que bate la mezcla durante unos 15 minutos. Luego se enciende la calefacción, y la mezcla pasa por unos tubos, que la expulsan hasta la plancha en donde se da el proceso de cocción que deja como resultado final una especie de hojas que se cortan para obtener las hostias. La máquina corta los excedentes y luego los expulsa.

Las monjas recibieron capacitación por una semana, por parte de un técnico que vino desde Italia, lugar en el que las máquinas fueron confeccionadas.

Esta comunidad cumplirá el próximo 25 de enero, 2 años de presencia en nuestro país, y para la Jornada Mundial de la Juventud recibirán algunas personas, en su mayoría religiosas.

Así mismo, serán centro de catequesis durante la pre jornada, recibiendo con alegría a jóvenes de países como Alemania, Austria y Francia, a los que se les hablará de ecología y realizarán una jornada de siembra de árboles en los alrededores del lugar.

Artículo anterior

Cada JMJ renueva el rostro de la Iglesia

Siguiente artículo

Edición Especial JMJ 2019