CatequesisEspiritualidad

Catequistas comprometidos con la transformación de la sociedad

Conocer a nuestra gente, la pasión por la dignidad de las personas,  la solidaridad, la promoción humana,  el cuidado de la casa común y la paz, son aspectos que nos corresponde resaltar como catequistas de nuestro tiempo.

Comisión Arquidiocesana de Catequesis

Muchos grupos de personas parecen olvidadas en la sociedad y seguirán así por nuestra indiferencia. El pensamiento social de la Iglesia es actuar en favor de estas personas para construir una civilización más justa. Nosotros hablamos de «pobres», pero Jesús habla muchas veces de “los pequeños”. El anuncia y practica en plenitud el amor a los pobres, los excluidos y el compromiso con los problemas sociales.

Cuando hablamos de métodos de la catequesis, pensemos en cómo vincular el deseo que tenemos todos de un mundo mejor, con la promesa que Dios hace en su Palabra, para que la catequesis resuene en el corazón y lleve a la transformación de nuestro entorno. Todas nuestras decisiones influyen en la sociedad porque somos parte de ella, los valores o virtudes en las que nos apoyamos para actuar nos conducen a experiencias que construyen o destruyen nuestra persona y a otros.

“La miseria no es inevitable: tiene causas que hay que reconocer y combatir para rendir honor a la dignidad de tantos hermanos y hermanas, entre otros, los santos”. Papa Francisco

Papa Francisco nos dejó estas claves que debemos considerar parte del contenido de una catequesis transformadora de lo social:

Reconozcamos nuestros errores: No hay que olvidarnos que los horrores que hemos hecho contra la Naturaleza deben de ser enmendados o corremos el riesgo de que se nos cobre una factura con intereses. Desde plantar un árbol, reciclar o simplemente evitar hacer mucha basura nos acerca a ello.

La ciencia al servicio del mundo entero: la ciencia aporte su granito de arena con enfoque en el servicio a la vida para poder salvar los árboles, la vegetación, los animales para poder llevar a cabo el plan divino que se ha escrito para el mundo.

Hermano Sol: para San Francisco de Asís la creación era su hermana. Te invito a que leas sobre la vida de San Francisco de Asís. Enamorémonos de la Creación de Dios, solo así podremos salvarla. Estructuras obsoletas: El luchar, de forma pacífica y correcta,  en contra de estructuras que agreden la vida de las personas. Solamente bajo estas perspectivas nos ocupamos de lo demás.

Luces: La alegría de ser catequista es pasión por transformar su entorno.
“Precisamente ahora, en que la cultura relativista dominante renuncia y desprecia la búsqueda de la verdad, que es la aspiración más alta del espíritu humano, debemos proponer con coraje y humildad el valor universal de Cristo, como salvador de todos los hombres y fuente de esperanza para nuestra vida”“. Benedicto XVI

 

Artículo anterior

Consejos para ayudar a los hijos en el estudio (3ª Parte)

Siguiente artículo

Una espiritualidad revolucionaria