Espiritualidad

Centro de peregrinación de la fe

La parroquia San Miguel Arcángel y la comunidad de Atalaya está preparada para recibir a los peregrinos que llegan a testimoniar su fe y participar de las novenas que este año tienen como predicador al padre Héctor Paz.

El sacerdote centrará su predica en el lema de este año 2020: “La familia, lugar de encuentro”. La temática la desarrollará el padre Paz desde el viernes 21 de febrero y finaliza con la última novena, el viernes 28 de febrero.

Para el padre Reginio Aguilar Muñoz, Párroco de la Parroquia San Miguel Arcángel de Atalaya, “es importante seguir los lemas de cada año, de tal manera que nos llevan a un avance en el proceso de conversión, y no se corra el riesgo de que se quede simplemente en venir a la Atalaya a una visita más.

“El ejemplo de la sencillez de la Sagrada Familia es modelo, nos enseña que Dios permanece aún en los momentos difíciles”, señala el sacerdote.

Considera que el lema escogido ha de iluminar la propia experiencia, mantener y fortalecer la confianza plena en Jesús.

“Terminada la romería, el devoto de Jesús Nazareno debe tener un concepto mayor de compromiso y de su tarea concreta en la Iglesia, dentro y fuera del núcleo familiar”, dijo el padre Aguilar Muñoz, convencido de que a su regreso, se sienta llamado a profundizar en el sentido de su vida cristiana.

Acogida a los peregrinos

Tanto las autoridades eclesiales, como las autoridades civiles, organismos de seguridad, y socorristas están preparadas ante la llegada de miles de peregrinos.

Este detalle es muy bien cuidado a nivel pastoral por el padre Reginio, que también se ha preocupado por darle al peregrino un lugar cómodo en cada Eucaristía, en la organización de los fieles para la confesión, hasta de la hidratación y alimentación de los que se entregan al arduo trabajo durante los días de peregrinación.

“Cada persona que trabaja durante los días de peregrinación está preparada para esta misión, basada en una espiritualidad de acogida”, informó.

Y precisamente esta ha sido su opción pastoral desde que llegó a la comunidad de Atalaya hace ya varios años: ofrecer un lugar de encuentro y vínculo de comunión, donde se comparte la responsabilidad pastoral, con buenos servicios de acogida, ayuda y orientación.

Devoción

De acuerdo a datos históricos, en 1730 existía la imagen de Jesús Nazareno y era venerada en un pequeño bohío que hacía de capilla, construida con madera y pencas, según los libros parroquiales.

Artículo anterior

Santidad cristiana

Siguiente artículo

Siempre juntos pero…