ActualidadInternacional

Colombia: Obispos llaman a mantener la esperanza en proceso de diálogo

En medio del inicio del proceso de diálogo, entre el Gobierno de Colombia y el Comité Nacional del Paro el pasado domingo 16 de mayo, los obispos del país anunciaron que continuarán acompañando a las partes y llaman a la esperanza

Redacción

Hoy “iniciará la mesa de negociaciones, en la que la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y la Organización de Naciones Unidas (ONU), continuarán con el compromiso de acompañar a las partes con el ánimo de facilitar el proceso de diálogo”, así inicia un comunicado publicado por los obispos el 16 de mayo.

“Hacemos un llamado a mantener la esperanza que, como ha dicho el Papa Francisco, a pesar de las sombras densas, es audaz, sabe mirar más allá de la comodidad personal y eleva el espíritu hacia los ideales y las realidades más grandes y verdaderas. La esperanza nos mueve a pedir el don de la reconciliación y sostiene nuestra responsabilidad de ser artesanos de la paz”, continúa el mensaje.

UNIDAD. Se necesita que todos depongan sus intereses para encontrar los mínimos comunes.

Los obispos colombianos reiteraron “que el diálogo, en el que haya escucha, encuentro y compromiso con los otros, es el escenario propio para atender a las legítimas demandas de todos los ciudadanos y para avanzar hacia la reconciliación y la paz”.

“La violencia, con sus múltiples formas y expresiones, provenga de donde provenga, no soluciona nada y produce sufrimiento y muerte”, acotaron.

La Conferencia Episcopal también aprovechó para expresar su “cercanía y solidaridad especialmente, por las dolorosas situaciones que han vivido en los últimos días, a los hermanos de Cali y Popayán, así como de otras poblaciones de los departamentos del Valle del Cauca y del Cauca”.

Finalmente, invitaron a la feligresía para que, “en estos días de la novena de preparación para la próxima solemnidad de Pentecostés, pidamos la asistencia del Espíritu Santo para que ilumine los diálogos y negociaciones, se persevere en ellos a pesar de los escollos que seguramente se interpondrán, y se tomen las decisiones acertadas para arrancar las raíces de la violencia, lograr el bien común y promover el desarrollo integral de nuestra nación”.

Origen y consecuencias de la crisis
  • El pasado 28 de abril se inició en Colombia un paro nacional, que tenía como uno de sus objetivos rechazar la reforma tributaria impulsada por el presidente Iván Duque.
  • El paro fue convocado por distintas organizaciones como la Central Unitaria de Trabajadores. Para la dirigencia “la gente está exigiendo mucho más que el retiro de la reforma tributaria”.
  • Después de 18 días de movilizaciones contra el gobierno de Duque en las que han muerto 42 personas, 41 civiles y un policía, según la Defensoría del Pueblo.

La crisis en Colombia

El pasado 28 de abril se inició en Colombia un paro nacional que tenía como uno de sus objetivos rechazar la reforma tributaria impulsada por el presidente Iván Duque, una medida que había sido criticada por varios sectores.

Las protestas, que rápidamente se tornaron violentas y en las que participan muchos jóvenes, lograron que el mandatario retirara la reforma.

Sin embargo, este domingo se cumplen 18 días de movilizaciones contra el gobierno de Duque en las que han muerto 42 personas, 41 civiles y un policía, según la Defensoría del Pueblo. El Ministerio de Defensa contabilizó cerca 1.500 lesionados entre manifestantes y policías.

El paro fue convocado por distintas organizaciones de izquierda como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), cuyo presidente Francisco Maltés dijo a Semana que “la gente en las calles está exigiendo mucho más que el retiro de la reforma tributaria”.

La palabra está por encima de la violencia, dice el delegado del Episcopado

SIN PASOS ATRÁS. Hay que seguir avanzando por el bien de Colombia, dice el delegado espiscopal, Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria.

En medio de la incertidumbre que se vive hoy en Colombia, el 17 de mayo, en la sede de Compensar, se realizó un segundo encuentro entre el Gobierno Nacional y el Comité Nacional del Paro.

Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal de Colombia, quien actúa como delegado del episcopado en la tarea de acompañamiento de este proceso y quien estuvo presente en esta segunda reunión, resaltó la disponibilidad de interlocución de las partes y aseguró que esto es fundamental para una posible negociación, porque «aquí hay que recuperar el valor y la fuerza de la palabra por encima de cualquier gesto violento”.

Recordó las palabras que el papa Francisco en su visita a Colombia: «Demos el primer paso», y dijo que esta es la invitación que se quiere dejar, seguir avanzando por el bien de Colombia. Agregó que es urgente encontrar espacios donde los colombianos y las colombianas unidos puedan construir un proyecto común de país, donde se den las garantías y unas condiciones de vida dignas para todos.

Artículo anterior

Si las cosas no salen como yo planeaba ¿cómo puedo vivir de una manera feliz y plena?

Siguiente artículo

Darién: Un grito de esperanza por mejores díasUn grito de esperanza por mejores días