DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Darién: Un grito de esperanza por mejores díasUn grito de esperanza por mejores días

A pesar de las dificultades presentes por la pandemia y con todas las medidas de bioseguridad, las festividades siguen siendo un signo de fe en esta región.

Yoel E. González N. / Hna. Esperanza Díaz

El Vicariato Apostólico sigue su quehacer diario en la misión, la evangelización y el compartir la fe desde las experiencias de encuentro que proporcionan las celebraciones patronales en sus diversas regiones y comunidades.

La Palma

En la comunidad de Setegantí, que pertenece a la zona misionera de La Palma, se celebró la fiesta patronal en honor a San Isidro Labrador, festividad vivida por una feligresía activa y abierta al quehacer evangelizador.

Acompañados por el padre Aldo Ardines y el Diácono Wilmer Aguilar, la feligresía de la comunidad de Setegantí, guardando las medidas de bioseguridad, participó en la celebración eucarística en honor a San Isidro Labrador, santo patrono de los que trabajan la tierra y cosechan frutos para sus familias.

DEVOCIÓN. Signos palpables que fortalecen la fe.

Los religiosos claretianos reconocen la laboriosidad de esta comunidad darienita. “Campesinos que día a día salen a los campos a trabajar la tierra. Su fe y devoción la reafirman en su fiesta patronal”.

Agua Fría

San Isidro Labrador también es el patrono de la comunidad de Zimba, en la zona misionera de Agua Fría. El 6 de mayo iniciaron las novenas y el 15 de mayo, día la fiesta patronal, fue animada por una feligresía que celebró junto a otras comunidades vecinas.

Darién posee una enigmática simbología de color, tradición y culturas mezcladas, que realza y avivan juntas la fe.

La celebración eucarística fue presidida por el padre Nicolás Delgado quien hizo énfasis en el testimonio de San Isidro, que se levantaba muy de madrugada para labrar la tierra y nunca empezaba su día de trabajo sin haber asistido antes a la Santa Misa.

En su homilía, el padre Nicolás reafirmó el trabajo de los campesinos que con su esfuerzo cosechan los frutos de la tierra, para así alimentar a sus familias y con ello incluso obtener algun ingreso económico. “Cada día y con la bendición de Dios hacen que la tierra dé sus frutos”, acotó.

AFRO. Colores y cultura florecen en esta región.

El Real

Una celebración colorida se palpó en la comunidad de El Real de Santa María, donde se festejó y pidió en oración por todas las comunidades afro, por sus derechos y necesidades, junto a los hermanos indígenas presentes en este, el mes de la Etnia Negra.

Viviendo el folclor, la danza, al ritmo de los tambores, estas comunidades afros recordaron a sus ansestros originarios del continente africano. Las manifestaciones culturales en Darién, con el tinte de sus colores llamativos, viven la tradición afro.

Las celebraciones fueron presidida por el padre Edisson Cossio, Vícario de esta zona misionera de El Real de Santa María.

Artículo anterior

Colombia: Obispos llaman a mantener la esperanza en proceso de diálogo

Siguiente artículo

¿Cuáles son los retos de los Matrimonios ante la nueva normalidad?