ComunidadFamilia

¿Cuáles son los retos de los Matrimonios ante la nueva normalidad?

El mayor reto que tendrán los matrimonios al retomar la “nueva normalidad”, es que cada uno vuelva a su ritmo de vida y no resuelvan los problemas que detectaron en el periodo de aislamiento.

Cynthia Fabil/Catholic.net

La pandemia de COVID-19 ha modificado muchos aspectos de la vida como se conocía, y no sólo ha traído consecuencias sociales o económicas, sino también ha sacado a la superficie múltiples problemas en los Matrimonios, explica el sacerdote Guillermo Serra LC, conferencista, quien se ha especializado en familia.

Asegura que el mayor reto que tendrán los matrimonios al retomar la “nueva normalidad”, es que cada uno vuelva a su ritmo de vida y no resuelvan los problemas que detectaron en el periodo de aislamiento.

“La cuarentena fue un juez y un acelerador de todo, porque si el Matrimonio estaba bien, en la ‘nueva realidad’ estarán mejor; pero si ya traían problemas, estarán peor”, explica el sacerdote.

Aprender de lo mejor y lo peor de cada uno

El reto más grande para todos es volver a la nueva normalidad, señala el padre Serra, pues hubo una etapa de convivencia “anormal”, tanto de familia como de pareja, en la que seguramente se dieron discusiones fuertes, o incluso heridas que aún siguen abiertas.

La espiritualidad en los Matrimonios es un ‘talón de Aquiles’; muchos creen que es ir a Misa.

“Este periodo hay que aprenderlo a afrontar con madurez, ha salido lo peor y lo mejor de las personas y de los Matrimonios. Hablar de madurez, es hablar de que se dieron cuenta de las áreas que están pendientes, pero también encontrar la manera de resolverlas a través de un diálogo, y subir juntos esos peldaños del Matrimonio. Lo mejor es resolverlas antes de regresar a la nueva normalidad”.

Prepararse espiritualmente

Asegura que, a lo largo de su experiencia conferencista, ha podido constatar que la espiritualidad en los Matrimonios es un ‘talón de Aquiles’, pues muchos piensan que con ir a Misa ya están cumpliendo; no obstante, no están aprovechando la gracia que cada uno de ellos tiene al contraer ese Sacramento.

“Tienen que mejorar su comunicación con Dios y saber qué es lo que Él tiene que comunicarles para bien de ellos y de su familia”, detalla. Por eso es que digo que muchos matrimonios no aprovechan este maravilloso Sacramento”, explica el sacerdote.

Ayudar al otro en el crecimiento

PAREJA. Subir juntos esos peldaños del Matrimonio.

“El amor es la base sólida para cualquier matrimonio, pues es amar las semejanzas y las diferencias, ese es un amor maduro. La pareja entiende y asimila los defectos y las virtudes y se aman tal cual son”.

CUARENTENA Se dieron discusiones fuertes, o incluso heridas que aún siguen abiertas.

“El Matrimonio lo ejemplifico como unas escaleras, a medida que se suben se voltea a ver lo avanzado y se ve un panorama distinto, y los peldaños son las vicisitudes o dificultades que se presentan. Pero ¡cuidado!, apunta, los escalones se deben de subir juntos, y si alguno va más adelantado, entonces hay que ayudar a subir al otro”, explicó.

Los resquebrajamientos en el matrimonio surgen cuando alguno de los dos ya no quiere subir el peldaño y el otro sí; sin embargo, -comenta el presbítero- ahí entra la falta de entendimiento y de expectativas de lo que realmente es el Matrimonio.

 

Artículo anterior

Darién: Un grito de esperanza por mejores díasUn grito de esperanza por mejores días

Siguiente artículo

La paciencia es una de las claves principales del buen maestro