CulturaVariedad

Compraventa de seres humanos

La trata de personas, comercio de personas o tráfico de personas es el comercio ilegal de seres humanos con propósitos de esclavitud laboral, mental, reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, servidumbre doméstica, extracción de órganos, mendicidad infantil, o cualquier forma moderna de esclavitud contra la voluntad y el bienestar del ser humano.

Es uno de los delitos más vergonzosos que existen, ya que priva de su dignidad a millones de personas en todo el mundo.

Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños de todos los rincones del planeta.

A nivel mundial, una de cada cinco víctimas de la trata es un niño, aunque en las regiones y subregiones más pobres, como África y el gran Mekong, la mayoría de las víctimas son niños. Los niños son objeto de trata con fines de mendicidad forzosa, pornografía infantil o explotación sexual.

A veces se prefiere a los niños para trabajar porque se considera que sus manos pequeñas son más aptas para desenredar redes de pesca, coser prendas lujosas o cosechar cacao. Los niños también son reclutados por la fuerza como soldados en las zonas de conflicto armado.

Dos terceras partes de las víctimas de la trata de personas de todo el mundo son mujeres. La gran mayoría de ellas son jóvenes que han sido engañadas con falsas promesas de empleo y después violadas, drogadas, encerradas, golpeadas o amenazadas con actos de violencia, o a las que se les han impuesto deudas, despojado de su pasaporte o se les ha chantajeado.

—————————————

Artículo anterior

Cambio de conciencia, reutilizar y reciclar en este regreso a clases

Siguiente artículo

Renunciar a aquello que nos aleja de Dios y de los demás