Diócesis

Comunidades Eclesiales de Base transforman realidad social

Redacción

En la edición pasada fue publicada la primera parte de la reflexión, que las Comunidades Eclesiales de Bases de la Diócesis de David, han utilizado la metodología pastoral de ver, iluminar y actuar, para salvar la Casa Común. 

Todo empezó en la comunidad Dominical, Corregimiento del distrito de Renacimiento, Chiriquí, desde las líneas de acción que se habían marcado, en la Asamblea de las Asamblea de las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs).

Desde la capilla de San Pedro de Dominical, sale la propuesta de un nuevo caminar eclesial que responda al llamado de cambio urgente que pide a la Iglesia, nuestro Papa Francisco. Es desde accionar del Espíritu que renace “Petrus.”

DEVOCIÓN Campesinos ante la Virgen del Carmen agradecen su intercesión por su cosecha.

“Las CEBs son la mejor manera de vivir el evangelio hoy. No son un movimiento de iglesia, son la iglesia en movimiento: no son un grupo de iglesia, sino la Iglesia misma, no son toda la Iglesia, pero son la Iglesia toda”,  Cardenal Aloisus Lorscheider.

Se partió utilizando el método inductivo de vivir la fe, que también se conoce como: el camino de Emaus. Ver y recordar los acontecimientos y ponerlos en contexto y dales claridad y luz con la Palabra de Dios  e  iluminarlos también con la luz proveniente de la tradición eclesial, para luego programar los pasos a seguir y actuar con profetismo nacido de la buena nueva y  celebrar la vida y los éxitos que van acompañados del sufrimiento.

Siguiendo la propuesta pastoral, social y solidaria, toca ahora iluminar y actuar, para luego celebrar.

PETRUS Tiene redes de comercialización de sus productos en David, Bugaba y Panamá.

ILUMINAR

Para iluminar la realidad se introdujo en la lectura celebrativa del Apocalipsis, pues al ser el libro de la revelación, deberíamos conocerlo bien, para quitar el velo y desvelar las falsas imágenes de Cristo, y darnos ánimo en medio del sufrimiento. No se puede leer sin la comunidad, sin la oración y sin celebración.  

Las comunidades eclesiales suelen estar alejadas de los centros de poder y de los nuevos escribas. La ciencia se suple con conciencia, la erudición con sapiencia y la teología ampulosa con la fuerza de la fe. 

La comunidad analizó la sociedad que envolvía la historia de un tal Jesús. Los aspectos políticos, religiosos y la cultura de su tiempo. Al hacerlo se compredía mejor la historia de nuestra comunidad y de nuestra fe .  

De esas reflexiones, nacidas de la Biblia, es que fue brotando el agua viva que alimenta el pozo de la fe de Petrus.

ACTUAR

El P. Eric Obaldía, dentro del plan de formación, había preparado una reunión de sector con el tema Laudato Si y el hoy de la Iglesia. Al oír el llamado urgente que hace la Encíclica, Mario y Dimas decidieron asumir riesgos. No se quedaron de brazos caídos y se da la primera participación y la selección del grupo. Por supuesto todo acompañado de reflexión y de celebración. 

En Dominical hay un caminar eclesial de los mayores que venían intentando ser agentes de cambio desde los años 75, donde asistían a cursos de Delegados de la Palabra, pero por interrupción en la formación y falta de acompañamiento, no se pudo constituir, más que de nombre, Comunidades Eclesiales de Base. 

ACCIÓN La comunidad Dominical decidió asumir riesgos, y comenzó a comercializar sus productos.

Después de la primera experiencia de trabajo, se hace un segundo llamado para sembrar en peonada: arroz, maíz y frijoles. En medio del trabajo en junta, o en la peonada, se cuentan historias del pueblo y tallas o anécdotas. Se canta y saloma, la convivencia se fortalece, pues es un espacio para descubrir problemáticas y solucionar malentendidos. 

En esta pequeña comunidad de Dominical, el grupo aprende de sus experiencias y poco a poco va sintiendo la necesidad de normar sus acciones. De ahí, nacen los deberes y derechos, tras un diálogo donde se buscaba el fortalecer la unidad.

RED DE COMERCIO JUSTO 

La comercialización es la otra cara de la economía familiar, que complementa la producción. La mayoría de los programas contra el hambre, van dirigidos a la mejora de la producción y no dedican ni un centavo a la comercialización.

En el conversatorio con los pobladores de Dominical salió a relucir ese tema: “cuando empezamos a comercializar las sacas de 50 libras de alimento, pensábamos que no ganábamos casi nada. Pero recibimos un precio justo y hay una entrada segura todas las semanas, nadie paga como Petrus. Además el dinero se queda aquí y se gasta aquí. 

Y cuando el hombre descubre su dignidad cambia su existencia. “Ahora entiendo lo de economía local. Hasta hace unos días nuestras manos estaban vacías y los bolsillos de los especuladores, que se llaman intermediarios, se marchaban llenos”, comentaban. 

Dimas y Mario, en el inercambio de experiencias, explican la importancia de la economía local y sus resultados, pues los productos se perdían en el campo y cuando salían eran mal pagados. “Ahora salen a buen precio y llegan a manos amigas con precio justo y peso justo… se eliminó la especulación”.

El cambio sistémico también es responsabilidad de los que compran, y esta claramente plasmado en la Encíclica Laudato Si, exige un cambio en la forma de comprar, que como bien lo dice, debe ser un acto ético. 

Todo está interconectado y todos interconectados. Si no compro en redes de comercio justo y solidario, donde se genera una economía social y respetuosa con la naturaleza, por supuesto que no seré responsable con la madre naturaleza, ni cuidaré de la Casa Común. Dependemos unas personas de otras más de lo que pensábamos.

DEL PROYECTO A LA ACCIÓN

Las reuniones sirvieron para ver la realidad, iluminarla, actuar ejecutando acciones entre todos para mejorar la economía familiar, respetando el tema ambiental.  Es así que la comunidad decidió asumir riesgos, y comenzó a comercializar sus productos.  

Para no teorizar, Petrus comercialización tiene redes extendidas en David, Bugaba y Panamá, coordinadas por Sulyn y complementadas por Aimee, Juanca y Gonzalo en Panamá. Con el manejo de redes y publicidad se va abriendo puertas entre gentes que van entendiendo el proceso y la importancia del mismo.

Petrus está intentando responder al llamado del Papa de cuidar la Casa Común, por medio de una producción sana y un comercio justo, que propicie el progreso de la economía local y la autonomía de esta. 

Pero a la vez es una RED que necesita de otros nudos, en la ciudad para poder fortalecer la economía del citadino, que está igualmente machacada por precios injustos. No es tiempo de esperar, hay urgencias y es necesario actuar. Hay posibilidades reales de implicarse desde las comunidades parroquiales, sindicatos conscientes y organizaciones solidarias con otros.

La intermediación es necesaria. Petrus la hace, pero la hace sin especulación, lo que le permite ofrecer otros precios imposibles para el mercado oficial y una calidad que busca dar buena alimentación.

No hay tiempo para esperar. Si se sigue sin querer cambiar, las consecuencias que padecerá la humanidad, no serán muy gratas. Se puede frenar la destrucción de la Casa Común, pero hay que moverse rápido y hacer otras cosas más coherentes y responsables. Por supuesto que más evangélicas y cercanas a una ecología integral, que asegure el futuro de las siguientes generaciones. 

FRUTO DEL TRABAJO  (COLUMNA)

***.- Los frutos. Se planifica un trabajo del grupo Petrus y debe cumplir. La cosecha se repartirá conforme lo planificado.

***.- Fondos Petrus. Mejorar la economía familiar, acceder a un crédito desinteresado. Pero que devuelvo con productos o trabajo común. No se regala.

***.- Petrus paga la producción. No debe a nadie. Si tiene deudas de inversión, debe saber que Petrus las cobrará.

***.- Comercio justo. Se abre una línea de comercio a familias Petrus con acceso privilegiado, y recibirán pago anual por sus productos.

***.- Sostenimiento. La comercialización debe sostener el plan de comercio y  y gerencia del mismo, además de la formación del grupo.

***.- Pagos. Se tiene derecho a una cantidad igual de dinero, una vez amortizados y pagados todos los gastos. 

ALGUNOS DEBERES 

***.- Toma de decisiones en democracia participativa y con consensos amplios. Nadie debe resentirse si no gana su propuesta.

***.- Cada familia debe tener su plan de actividades, para cumplir con el doble propósito: tener el alimento del año y garantizar el calendario de venta de la producción.

***.- La asistencia a las reuniones, juntas de trabajo, días de formación o reuniones extraordinarias, son parte de las obligaciones.

***.- Se tendrán en cuenta las faltas, se procurará reponerlas, con trabajo o con su equivalencia en plata. No es multa, es reponer el trabajo no realizado.

Artículo anterior

Acoger con esperanza a quienes son “diferentes”

Siguiente artículo

Respeto y prudencia, pero no temor