Colón – Kuna YalaDiócesis

Con bases sólidas analizan plan

Desde 2016 la diócesis de Colón y Kuna Yala viene construyendo las bases firmes de su Plan Pastoral, con el objetivo de mejorar las metodologías y establecer permanentes procesos de evangelización que permitan establecer una pastoral orgánica que responda a nuevos desafíos de la Iglesia.

Según Monseñor Manuel Ochogavía Barahona, obispo de la diócesis, con la aplicación de la metodología prospectiva se ha avanzado con el modelo de situación y el modelo ideal, para continuar con el modelo operativo en un retiro que se realizará del 11 al 15 de noviembre en la casa de retiros Tiberíades.

Participarán laicos, sacerdotes y representantes de las pastorales que laboran en la diócesis.

Ochogavía resaltó que este proceso contó con la asesoría de la licenciada María Libia González, quien por motivos de salud no ha podido seguir en este proceso formativo e informativo, actualmente es trabajado por el padre Pedro Figueroa que lleva el proceso formativo para luego implementarlo a nivel parroquial en el año 2020.

Resaltó Monseñor Ochogavía que, la ejecución de un nuevo Plan Pastoral Diocesano tiene como objetivo ir concretando y adecuando las líneas pastorales a la realidad de cada parroquia, su clave es la espiritualidad de la Iglesia de comunión, una idea que nace del Santo papa Juan Pablo II y que con el Papa Francisco ha sido retomado ese llamado.

Ochogavía explicó que dentro de este plan pastoral la economía es vista desde el nuevo modelo de administración parroquial, algo que reconfigura la adquisición y buen uso de los bienes parroquiales, así como las buenas prácticas, la transparencia  y la solidaridad.

En este sentido, la catequesis de adultos tiene el  reto de evaluar, desarrollar y atender los requerimienos a nivel sacramental de quienes se involucraron más durante la pasada  Jornada Mundial de la Juventud 2019 y que ahora desean formar parte de la iglesia a través del bautismo.

Con respecto al trabajo con la pastoral juvenil y  la nueva exhortación apostólica post sinodal, Christus Vivit (Cristo Vive), se ha ampliado el marco de referencia para el trabajo a desarrollar con los jóvenes. Se espera a futuro una mayor participación dentro de las pastorales juveniles.

Mientras que el reto de la pastoral vocacional requiere una revisión y puesta al día ya que se han realiza-do mesas de trabajo donde se definen estrategias comunes para que los jóvenes sean acompañados de manera tal, que al ser atendidos, se pueda recibir  una respuesta asertiva en este proceso de discernimiento vocacional.

Concluyó Ochogavía que el gran reto tras cumplir 30 años como diócesis  sigue siendo el trabajo en la Comarca Kuna Yala, ahora con signos de maduración donde los sacedotes, religiosas y laicos empiezan a ver los frutos de comunidades maduras, construyendo una Iglesia con rostro Guna para seguir.

Artículo anterior

Religiosas que dejan huellas

Siguiente artículo

Jóvenes misioneros en encuentro