DavidDiócesis

Con Cristo estamos llamados a compartir con los demás

La importancia de la familia, es profundiza-da este mes de junio siguiendo el Proyecto Diocesano de Renovación y Evangelización (PDRE), para cuando concluya el 2019 profundizar en la palabra y avivar la pastoral de multitudes proclamando en esta diócesis el Kerigma, la formación permanente y la vivencia  de la fraternidad, la solidaridad y el compartir.

Este proyecto es desarrollado a nivel diocesano por el padre Rory H. Gutiérrez, como delegado. El Equipo Diocesano de Animación se ocupa de la organización pastoral. Actualmente se encuentran en la segunda fase donde se promueve encuentros comunitarios y se desarrollan acciones significativas, para realzar el sentido de pertenencia de la comunidad, para que se logre un trabajo en unidad, alegría y compartir con los más necesitados.

El padre Rory resaltó que la familia juega un papel importante en este PDRE, como dice el manual IV en el modelo operativo, “la iglesia juega un papel importante, la desintegración familiar y la crisis de la sociedad solo ofrecen soledad, y esto hace que las personas miren a la iglesia con ojos de esperanza, buscando en ella una experiencia rica y profunda de humanidad y convivencia fraterna”.

Añade el Sacerdote: “todos somos familia de Dios, es muy importante en el proceso de integración comunitaria, porque ayuda a poner las bases de una relación profunda con Dios y una relación abierta y plena entre las personas”.

La celebración del día del padre dio inicio a la semana de la familia en la Catedral San José de David y toda esta semana desarrolló importantes acciones pastorales para lograr la integración como comunidad desde la experiencia familiar.

Artículo anterior

153 aniversario del icono del Perpetuo Socorro

Siguiente artículo

Nuevos sacerdotes y un diácono al servicio de Dios