Variedad

Conversión ecológica

Bajo el lema “La Paz como camino de Esperanza: Diálogo, Reconciliación y Conversión ecológica “el Papa Francisco afirmó que “Nuestra comunidad humana lleva, en la memoria y en la carne, los signos  de las guerras y de los conflictos que se han producido, con una capacidad destructiva creciente, y que no dejan de afectar especialmente a los más pobres y a los más débiles. Naciones enteras se afanan también por liberarse de las cadenas de la explotación y de la corrupción, que alimentan el odio y la violencia. Todavía hoy, a tantos hombres y mujeres, niños y ancianos se les niega la dignidad, la integridad física, la libertad, incluida la libertad religiosa, la solidaridad comunitaria, la esperanza en el futuro. La brecha entre los miembros de una sociedad, el aumento de las desigualdades sociales y la negativa a utilizar las herramientas, para el desarrollo humano integral, ponen en peligro la búsqueda del bien común. “Muchas víctimas inocentes cargan sobre sí el tormento de la humillación y la exclusión, del duelo y la injusticia, por no decir los traumas resultantes del ensañamiento sistemático contra su pueblo y sus seres queridos. Las terribles pruebas de los conflictos civiles e internacionales, a menudo agravados por la violencia sin piedad, marcan durante mucho tiempo el cuerpo y el alma de la humanidad.
Nunca habrá una paz verdadera, a menos que seamos capaces de construir un sistema económico justo. Un compromiso y un trabajo paciente que honra la memoria de las víctimas y que se abre, paso a paso, a una esperanza común, más fuerte que la venganza. 

Artículo anterior

Don Bosco el santo de la bondad

Siguiente artículo

Las áreas protegidas protección de la biodiversidad