ComunidadJóvenes

Corrección fraterna, amistad verdadera

El término amistad se va condicionando al paso de los años y lo que inicia como un compartir, tener gusto similares y hablar de temas personales se traslada a un sentir de empatía, apoyo incondicional y comprensión en momentos críticos de la vida. Damos paso a una amistad basada en la confianza, la paz y el sentir de familia y dejamos de lado el pensamiento de tener muchos amigos como sinónimo de que algo estamos haciendo bien. Santo Tomás de Aquino tiene una frase muy peculiar con respecto a los amigos: “quien dice verdades pierde amistades”, ¿cuántos amigos hemos perdido porque escuchan verdades que no les gusta? Porque no estamos de su lado o porque nuestro pensar no nos permite apoyar sus criterios. Entonces allí queda claro que al final no eran amistades, sino personas que querían un SÍ a todo lo que decían o pensaban. Y esta es una reflexión corta para simplemente dar gracias a Dios por los verdaderos amigos, por esas personas que no se van por cualquier pleito y que prefieren arreglar las cosas antes de cerrar el portal y decir “adiós” sin explicaciones concretas.

La corrección fraterna es sin duda alguna un signo de verdadera amistad porque muchos jóvenes prefieren comentar a las espaldas de los demás en lugar de decir la situación de frente de forma respetuosa y ayudar a encontrar una solución. Hoy te invito a poner en práctica el diálogo con tus amistades, a comprender que no siempre pueden tener tus amigos la razón y que cuando toca corregirlos debe ser de forma sincera y con amor, porque buscamos el bien de ellos y que estén en el camino correcto. Conversar sobre las situaciones que no estamos de acuerdo o que sentimos que no son correctas es un paso que deben dar los amigos para poner en práctica el respeto, la confianza, el valor de aceptar errores y que las correcciones hechas con amor no sean un signo de problemas sino de fortalecer los vínculos de amistad.

Artículo anterior

Con la ayuda de Dios podrás superar la timidez

Siguiente artículo

El derecho evangélico de los que menos tienen