ComunidadJóvenes

¿Crees que no tienes nada que ofrecer?

Estefany Rodríguez

Sabemos que Dios hace nuevas todas las cosas, pero que difícil es ser luz en un mundo que no quiere ser iluminado. 

Es común dejarnos llevar por una sociedad que nos invita a ser divertidos y hacer cosas emocionantes  o arriesgadas, pero muy alejadas de nuestro ser cristiano. 

Nos preguntamos: ¿cómo podemos ser luz del mundo, si no me siento preparado? 

Recordemos lo que Dios le decía a un jovencito llamado Jeremías hace muchos años atrás: “He puesto mis palabras en tu boca”.

Así mismo, el Padre Creador nos capacitará.  Tenemos la gran responsabilidad de salir a hacer líos en un mundo que ha perdido la esperanza y que muchas veces, no quiere recuperarla. 

Olvidarnos de muchas reglas y protocolos para hacer líos santos, líos nuevos y creativos que contagien a más jóvenes del amor de Dios. 

De ese amor que todo lo mueve y nos llena de esa ardor que revoluciona todo. 

Únicamente sumisos a la palabra de Dios, pero rebeldes ante la sociedad que nos impone bajar la cabeza ante los males. Cuando hablo de salir al mundo, es ir a nuestros ambientes, a la realidad que nos rodea. 

Iniciemos  por nuestra familia, a esa que muchas veces esquivamos saliendo a cualquier tipo de eventos, con esa a la que nos da pena hablarle de nuestro encuentro con Dios. 

Quizás tus padres o hermanos pudieran estar mucho más necesitados de ese amor, si los comparamos con ese lugar al que fuiste de misiones. 

Que esta cuarentena sea un momento para crecer hacia adentro, fortalezcamos con amor a nuestras familias y con  la fe nuestra relación con el Señor. 

Artículo anterior

Algunos consejos para defender la vida humana

Siguiente artículo

Una ventana entre la vida y la Biblia – ¿para qué leer la Biblia?