ComunidadJóvenes

Cristo entre nosotros

Edgar Rodríguez

Nosotros los jóvenes vagamos en una realidad en la que pensamos que somos inquebrantables, que no necesitamos de nada ni de nadie para seguir adelante, ya que muchas veces sentimos que la tecnología y los conocimientos son imprescindibles, en ocasiones incluso más que nuestra fe. Sin embargo, cuando en nuestras vidas llegan las tormentas del diario vivir, en ese momento nos percatamos que tanta tecnología y tanto conocimiento no nos sirve de apoyo, y recurrimos a aquel que nos da fortaleza. Es en ese instante en que el amigo que nunca falla esta allí para socorrernos.

Muchas veces somos tentados, y en ocasiones desviamos la mirada de Dios. Sin embargo, no debemos olvidar que el mal y el pecado nunca tienen la última palabra, porque la gracia y la mano de nuestro amigo que nunca falla, Jesús, sabremos cuál es nuestra misión en esta vida. 

Como jóvenes, debemos recordar que vivir la alegría de Cristo no significa dejar de ser nosotros mismo, Jesús es nuestro amigo y salvador, nos ama tal cual somos porque somos hechos a su imagen y semejanza.  Debemos contemplar a Jesús en las pequeñas cosas que en su infinita misericordia nos enseña para que, siguiendo las enseñanzas del evangelio, podamos llenarnos de gozo y ser vivo ejemplo de la resurrección de Jesús.

Aunque la vida nos presente un sin número de inquietudes, déjate sorprender por Jesús, no tengo duda alguna de que Él vive

Artículo anterior

Albergue San Juan Pablo II necesita colchones, ayuda médica y voluntarios

Siguiente artículo

Respuestas pastorales y asistenciales en Darién, en medio de la pandemia