Diócesis

Respuestas pastorales y asistenciales en Darién, en medio de la pandemia

Betzaida Toulier U.

Las horas de distancia entre Panamá y Darién no ha sido impedimento para que el COVID-19 llegue a afectar a esta población. Aunque sacerdotes y religiosas, inclusive el obispo, se hayan resguardado al igual que su feligresía, manteniendo las medidas sanitarias, las respuestas pastorales y asistenciales no han faltado.

De Darién solo se conoce lo referente a la pandemia a través de la noticia televisiva, radial y de redes sociales, pero casi nada de lo que hace la Iglesia, y lo cierto es que la fe no está cerrada, tampoco lo referente a la pastoral.

Y así lo ha confirmado el Obispo del Vicariato de Darién, Pedro Hernández Cantarero, confirmando que sacerdotes y religiosas están en el lugar que le corresponde, en cada zona misionera. 

Para conocer las necesidades más apremiantes de la población darienita, Monseñor Hernández Cantarero brinda detalles a través de esta entrevista. 

¿Cómo se vive la misión evangelizadora?

“La asiduidad de la feligresía es muy poca en algunas zonas. Guardando el distanciamiento, llevan cuatro domingos celebrando la eucaristía con poca gente. En el templo Catedral se celebra la eucaristía los domingos con cinco personas, a veces llegan siete personas.  Sigo todos los días con el programa “Pueblo en Camino”, tratando de animar a las personas en la vivencia de estos momentos y con la reflexión de la Palabra de Dios a través de la emisora”. 

¿Cómo ha afectado la pandemia del COVID-19 a esta región del país?

“Existen más de doscientos contagiados. Lamentablemente es gente de afuera que ha traído el virus a Darién. Agentes de seguridad que prestan servicio en Senafront, que además están apoyado en los traslados de ayuda humanitaria. Pero debo decir que, en muchos lugares, la gente se mantiene limpia de virus. 

La otra cara de la moneda es la realidad laboral. El trabajo informal es el que ha sostenido a las familias darienitas. Esta realidad golpea económicamente a la población, que al no poder trabajar se siente contra la pared, porque no encuentran los medios de subsistencia. 

Entendemos que la Iglesia Católica, gracias a manos caritativas, ha dado respuesta efectiva a la situación de precariedad de los darienitas”.

¿Puede usted detallar quiénes y en qué han ayudado?

“El gobierno, a través de las alcaldías, ha dado respuesta a las primeras necesidades. Nosotros como Iglesia hemos tratado de contribuir desde nuestra pobreza y la buena colaboración de varias personas de la ciudad capital. Nos ha llegado ayuda económica de personas que prefieren el anonimato. Una señora donó cinco mil dólares con el que se compró alimentos para unas 275 familias; otro mil dólares sirvieron para la compra de víveres que fueron llevados a los migrantes. Y un grupo de personas junto aportaron 700 dólares para la compra de víveres que fueron distribuidos en la población. Un ganadero del área de Metetí mató una vaca y se repartió carne a unas cien personas. El Banco de Alimento ha contribuido con víveres, leche y avena que se ha repartido a unas treinta familias.  Actualmente, Adveniat nos ha enviado una ayuda con veinticuatro mil dólares para la compra de víveres y utensilios de salud. La pastoral Cristo Sana contribuye con medicamentos de primera necesidad para repartirlos entre unas setecientas familias de todo Darién. La Orden Soberana de Malta está preparando un lote de ocho mil libras de alimento para la Zona misionera de La Palma. También estará donando unas mil mascarillas para distribuirla en la población”. 

Ofrecemos el espacio para que usted envíe un mensaje a la población panameña. 

“Mi mayor deseo es que no nos olvidemos de Darién, que es una de las zonas más vulnerables del país. Quisiera que todos los panameños tomemos conciencia del valor de la vida y no juguemos con ella.  Debemos estar atentos a las normativas que nos propone el Ministerio de Salud y que las cumplamos para bien de nuestras vidas, protegiendo a los demás. Que el Señor nos bendiga y nos proteja siempre. Y que, en este mes de María, ella nos acompañe en nuestro caminar”.

Afectación y necesidades 

***. – Toda la población darienita, de alguna manera, está pasando dificultades para subsistir, y con ellos los migrantes que están en este territorio del país.  

***. – Al igual que el resto del país, Darién también está golpeada económicamente por el desempleo, que en su mayoría depende del trabajo informal.  

***. – No hay un lugar en la ciudad capital para recibir donaciones en especie. Aquellas personas que quieran solidarizarse deben llamar al 6671-0479.

Artículo anterior

Cristo entre nosotros

Siguiente artículo

Una ventana entre la vida y la Biblia – el género epistolar