DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Cristo Sana en medio de la pandemia

Se atendieron 140 personas en la reciente gira, hubo consultas médicas, entrega de medicamentos para afecciones como: resfriado, gastroenteritis, infecciones de la piel, diarrea, entre otros.

Yoel E. González Núñez

El equipo de profesionales de la salud, y voluntariado de “Cristo Sana”, realizó una gira médica en la comunidad de Alto Playona, en Metetí. El equipo llegó a esta comunidad para llevar salud y esperanza en medio de la pandemia.

De esta manera, “Cristo Sana” reanuda la misión de ayudar a los hermanos de Darién, después de un año de no realizar las giras -precisamente- por la pandemia de COVID-19.

De acuerdo con el Dr. Rigoberto Samaniego, aunque ha sido difícil realizar las misiones en el Vicariato de Darién durante el 2020, se continuó enviando medicamentos a zonas misioneras de esta región.

PREVENCIÓN. Aquí son atendidos con paliativos para afecciones comunes.

Con el apoyo de laboratorios como MEDIPAN (que aporta donaciones de medicamentos), la Asociación Panameña de la Orden de Malta, que dirige Vittorino De Sanctis y también patrocina estas giras médicas, se hace efectiva la atención en esta región del país.

El trabajo mancomunado, con la iglesia darienita, a través de Monseñor Pedro Hernández Cantarero, obispo del Vicariato Apostólico de Darién, y los sacerdotes encargados de cada zona misionera, son los agentes promotores que hace posible la comunicación para que la población conozca de las giras y puedan ir a atenderse oportunamente.

SALUD. Recorren largas distancias para ser atendidos.

Voluntariado

Jossue Valdés  y Agustín Barcenas son parte del equipo voluntario que participa en estas giras médicas. Prodecentes de Buena Vista de Colón Buena se integraron, desde el 2019, y se encargan de la logística de todo el trabajo que se brinda en cada comunidad beneficiada.

Para Agustín esta es una experiencia enriquecedora, y de encuentro con los demás a quienes Dios se da de múltiples maneras, por lo que exhorta a más jóvenes que se unan a este equipo para seguir llevando salud a quienes más lo necesitan.

En la misión, realizada el 10 de abril de 2020, participaron 15 voluntarios.

Barcenas considera que hay una recompensa al darse a los demás y es ver la alegría de las personas que son atendidas, el agradecimiento por recibir atención médica y medicinas. “Para nosotros no hay ningún desafío, todo lo dejamos en mano de Dios. Este año ha sido difícil, agobiante por que se nos complicó completamente ir a Darién a esas comunidades que necesitan la atención por parte de este equipo de Cristo Sana.

MEDICINAS. Los medicamentos son distribuidos y entregados ese día.

Por su parte, Jossue Valdés asegura que la experiencia de poder ayudar al prójimo, a través de esta gira médica a las comunidades apartadas de Darién, es gratificante, “Es un equipo de voluntarios que les une la fe, que solo busca ayudar a los demás, ya sea en una comunidad cercana a la vía principal o alejada río arriba o cruzando las montañas y caminos accidentados”, agregó.

Artículo anterior

Día de las vocaciones y para preguntarse ¿para quién soy?

Siguiente artículo

Rezar y apoyar a las vocaciones