ComunidadJóvenes

¿Cristo verdaderamente salva?

No hay duda de que Cristo sí salva, pues esa fue su misión en la tierra, el ungido de Dios vino para salvarnos. Esta salvación está dada para todos con su sacrificio en la cruz, pero soy yo quien decido cuando recibir esa salvación. 

Jesús en su vida terrenal nos va a mostrar el camino que debemos seguir para ser salvos, pero tal vez nos preguntemos ¿de qué nos salva Jesús?, pues nos salva del pecado y de nuestras miserias humanas, de tener una vida sin sentido, triste u opaca. 

Él quiere nuestra salvación porque nos ama; porque quién nos ama, quiere nuestro bienestar y es capaz de transformar toda nuestra vida para liberarnos de ese estado o condición indeseable. 

Dice San Pablo “Vivo de la fe en el hijo de Dios, que me amó y se entregó a si mismo por mí” (Ga2, 20) y es que en el transcurso de nuestra vida nos cuesta comprender ese amor que Dios nos tiene. Él nos ama tanto, siendo nosotros tan pecadores, cometiendo errores y cayéndonos una y otra vez, sin embargo, Él está siempre a nuestro lado para darnos la mano y levantarnos. 

La salvación es algo que nos acompañará todos los días de nuestra vida, y debo buscarla constantemente con nuestras acciones diarias, Dios nos salva siempre. No obstante, esta salvación no se obtiene solamente cumpliendo los mandamientos o imitando a Jesús, sino que va más allá, debo conocerlo, hablar con Él, enamorarme de Jesús, entregar mi vida y corazón a Él, dispuesto hacer su voluntad. 

¿Y tú ya aceptaste esta salvación?

Artículo anterior

Siete acciones para el tiempo Pascual

Siguiente artículo

Resiliencia y esperanza: valores para mi familia