ComunidadParejas

Cuando el celular afecta a la pareja

Los avances tecnológicos nos han cambiado la vida. Por un lado nos han aportado una herramienta que nos permite un buen canal de comunicación, pero por el otro también es un arma que puede distraer de lo más importante a los integrantes del matrimonio y de la familia.

A través del celular podemos pedir a la pareja un artículo de última hora mientras se realiza la compra en el supermercado, ¡que bien!. Pero qué triste cuando llega la noche y minutos antes de dormir ambos integrantes de la pareja miran sus pantallas en lugar de la cara de la persona amada, para al menos preguntarse cómo les ha ido en el día.

Una realidad que altera las relaciones interpersonales y que puede dar lugar a numerosas discusiones si no se pone remedio.

Pareciera que son más importantes las actualizaciones de estado en las redes sociales, la contestación de mensajes en aplicaciones de este tipo.

En definitiva, tareas banales que atrapan la atención del individuo hace que se ignore por completo lo que la otra persona le está contando, algo que inevitablemente causa el enfado del interlocutor, propiciando un clima de tensión dentro de la pareja con constantes discusiones.

Salvo caso de extrema urgencia, el uso del teléfono no debe estar por delante de tu interlocutor, en especial cuando se trata de tu familia.

Reconecta con la realidad.

Llegas a casa cansado, y con ganas de ver a tu pareja e hijos. Deja el teléfono en otra habitación y disfruta de estos momentos con tu familia. Ese momento debe ser sagrado, no hay que contestar correos ni nada que pueda restar importancia al momento que vives.

Antes de acudir al encuentro con tu pareja, deja todo listo para que no haya correos o mensajes para solucionar. Si hay algún imprevisto, de nuevo una llamada seguramente te hará saberlo.

Para dormir sólo es necesario la ropa de pijama y una cómoda cama. El celular o la computadora no deben estar en el colchón, como mucho en la mesita de noche para actuar como alarma.

Seguro que una conversación con tu pareja es más importante que cualquier consulta en esta pantalla. Disfruta del mundo real y de las bendiciones que Dios ha puesto en tu vida.

Artículo anterior

Amor y servicio voluntario, una iniciativa que motiva

Siguiente artículo

Creer en Dios sin ser religioso