ActualidadChitréDiócesis

Cuando la verdadera vocación es un gran ejemplo

Hoy, la Diócesis de Chitré quiere honrar a dos destacados docentes que con su ejemplo en su profesión han entregado al país, grandes profesionales.

Gracias por fomentar la educación de generación en generación.

Maestra Elizabeth A. Samaniego de Melgar

Realizó sus estudios primarios en Las Cruces, provincia de Los Santos, lugar donde nació. Cuando terminó VI Grado fue al Colegio

Manuel María Tejada Roca de Las Tablas, donde solo hizo un trimestre porque en Guararé se abrió el Primer Ciclo. Luego en 1972 se abrió en La Villa de Los Santos la Normal de Azuero.

Se ha desempeñado en su trabajo con amor y vocación, tratando siempre que su último deseo como docente; sea vivirlo como el primer día que se vio frente a un grupo de niños ansiosos de obtener nuevos conocimientos.

Inició su labor como docente en 1978, con una interinidad en el pueblo que la vio nacer. Posteriormente fue nombrada interina en San Luis, en una escuela multigrado a la que llegaba todos los días a las 6:00 de la mañana. Se encargaba de hacer la crema a los niños y limpiar los 3 salones que tenía la escuelita, para cuando los niños llegaran, ella los recibía con una taza de avena caliente y los salones limpios.

Su nombramiento se da en la Escuela Nicanor Villalaz. Siendo maestra de grado le tocó desempeñarse en la cátedra de Manualidades por 18 años.

Al asumir el reto de ser maestra de primero y segundo grado estaba llena de alegría, expectativas y curiosidad.

Hoy día, la maestra Elizabeth conserva esos mismos sentimientos y el regalo de recibir el amor sincero que cada día le entregaron sus alumnos. Dios la ha bendecido con una profesión maravillosa. Quisiera que la labor que con tanto amor ha desempeñado como maestra, contribuya al desarrollo personal y profesional de cada uno de sus estudiantes y que en un rinconcito de sus corazones recuerden a su maestra Elizabeth.

Educador Eric Diversio Navarro Ríos

Realizó sus estudios primarios en la Escuela de Tres Quebradas. Continúa sus estudios secundarios en la Escuela Normal de Azuero, Coronel Segundo de

Villarreal en Los Santos. Luego se trasladó a la ciudad de Santiago de Veraguas, donde recibió el título de Maestro de Enseñanza Primaria, en la Escuela Normal

Juan Demóstenes Arosemena (1980). Decide entrar a la Universidad Nacional, donde recibió el título de profesorado en Educación Primaria (1998), en el Centro Regional Universitario de Azuero, y en la Escuela María Estrella de

Evangelización, recibió el título de Catequista. Se siente regocijado cuando se encuentra con estudiantes que le agradecen la formación recibida.

Actualmente labora en la Escuela Primaria de Las Cruces de Los Santos. Le gusta participar en actividades que realiza la Iglesia Católica, la cual le ha permitido ser parte de grupos como: Comité Católico, Coro Carmelitano, Adoración del Santísimo, Catequista, Cursillistas, entre otros,

Quiere terminar haciendo referencia al coro del himno del maestro que identifica a todo educador: “Gloria al ser abnegado que cuida con amor de la patria salud, al que pone la luz de la vida en el alma dela juventud” 

Artículo anterior

Gran incidencia de casos de VIH

Siguiente artículo

Sacrificio y servicio son las palabras claves