ComunidadJóvenes

Decisión que te llena el alma

Ya sea porque fueron a invitarte en la catequesis de confirmación, porque los ves siempre en Misa dominical hablando en el parque o porque tienes un amigo o primo que te ha dicho que vayas al grupo juvenil, ¿qué hay de bueno de estar en pastoral juvenil en tu parroquia?

Muchos jóvenes buscan durante su tiempo de colegio o Universidad un pasatiempo. Algunos toman clases de canto o baile, otros apoyan a fundaciones y el otro porcentaje aprovecha para estar en casa o salir a fiestas. Todo eso está muy bien, sin embargo, una opción que te quiero recomendar hoy es que te acerques a tu parroquia y preguntes por la pastoral juvenil. ¿Por qué? Porque es un caminar de fe, donde el joven descubre por sí mismo sus carismas y a la vez tiene un crecimiento espiritual que le será vital para continuar evangelizando. No se trata de un grupo social ni de un club para pasar el tiempo, es un estilo de vida y el primer peldaño que el joven experimenta para conocer a Jesús en un nivel más cercano, tomando en cuenta que durante la adolescencia surgen muchas dudas personales sobre actitudes, personalidades y situaciones algo complicadas que requieren de un acompañamiento espiritual.

Ingresar a pastoral juvenil fue la mejor decisión de mi juventud porque me ayudó a sanar heridas, a conocer grandes amistades que buscaban lo mismo que yo y aprendí a cambiar actitudes que me afectaban mucho antes. Además, descubrí mi carisma a querer evangelizar por los medios digitales y he ayudado a muchos jóvenes a través de esta pastoral, que representa un peldaño en nuestra vida de fe, porque como se trata de una etapa de tránsito, una vez que ya la edad dice que debemos dejar esta pastoral, se abre la puerta a miles de oportunidades para continuar sirviendo en la Iglesia desde nuestros talentos y vocación. Haz la prueba y verás que bueno es el Señor.

Artículo anterior

Tú, ¿quieres ser del equipo de Jesús?

Siguiente artículo

Estadísticas misioneras