ComunidadJMJ Panamá 2019

Dejan huellas y crean precedentes en cuidado de la casa común

Fue notorio! el trabajo en cuanto al cuidado de la casa común se realizó de la mejor manera durante la Jornada Mundial de la Juventud. Y es que esta actividad mundial dejó sabias lecciones en base a lo que «Laudato Si», la encíclica ambiental del Papa Francisco. ha aportado en cuanto a este tema: y por parte del COL se generaron una serie de iniciativas ecológicas en conjunto. entre voluntarios nacionales e internaciona­les. que sin duda han dejado huellas.

En el Parque de la Juventud se presentó una muestra fotográfica con las enseñanzas más importantes de esta encíclica. además una camándula hecha con llantas y meditaciones ecológicas para que los peregrinos pudieran profundizar sobre el daño que está sufriendo nuestro planeta.

Además se preparó para los peregrinos una Hora Santa Ecológica. y el proyecto Paracaídas por el Planeta, que reunió las ideas de los peregrinos sobre cómo imaginan un futuro sostenible, con mejores condiciones ambientales.

Las iniciativas en cuanto al reciclaje también fue­ron notorias, se instalaron puntos para reciclar en varios lugares a lo largo de los actos centrales y en los principales parques de la ciudad.

Para Alejandra Jiménez, voluntaria panameña de 26 años. esta experiencia transmitida con alegría brinda esperanza para mostrar. a las nuevas genera­ciones los aportes de la encíclica Laudato Si

llianit Moreno, quien forma parte del equipo de ecología integral como supervisora. nos cuenta que su experiencia le confirma que en Panamá aún hay mucho por hacer. «Ver a las personas sentir curiosi­dad sobre el tema y como se van involucrando nos impacta muchísimo», explicó Moreno.

Por otro lado, Alida Spadafora. Coordinadora del programa Basura Cero, destacó que a raíz de la labor realizada, los voluntarios serán los agentes de cam­bio que requiere el país. Junto a sus familias y su co­munidad harán la diferencia, ellos han vivido una ex­periencia valiosísima en este tema del reciclaje, pero, sobre todo, del problema de las consecuencias que ocasionan los residuos que se arrojan en el planeta.

En Panamá ya se han instalado 25 estaciones de reciclaje iniciando en Betania, Chilibre. y este año 2019 el plan piloto cuenta con 5 estaciones en Tocu­men y Juan Díaz.

«El equipo humano de Basura Cero, ya cuenta con 16 personas dedicadas a sensibilizar. educar, mante­ner las estaciones, promover las buenas prácticas en las comunidades del plan a través de educación puerta a puerta, ferias y en divulgación masiva, pero necesitamos más personas que quieran sumarse», puntualizó.

Artículo anterior

Disfrutando al estilo panameño

Siguiente artículo

Miraron y se maravillaron al ver la cosecha