DiócesisJMJ Panamá 2019

Disfrutando al estilo panameño

Los peregrinos no solo hicieron sus oraciones y alabanzas dirigidas nuestro Dios Padre y de veneración a mamá María, sino que conocieron nuestra cultura al degustar deliciosos platillos nacionales, participando en actividades propias de nuestra campiña o al engalanarse con los atuendos folclóricos.

Las diócesis demostraron que son buenas anfitrionas y las familias de acogida los trataron como si fueran sus hijos, por lo que todos se llevarán momentos que quedarán grabados con tinta indeleble en sus corazones.

Charlote Pichon, peregrina de diócesis de Lyon, Francia, fue la primera en llegar a la tierra de la Mejorana, Guararé, donde los residentes la vistieron con una hermosa montuna santeña, la cual lució con mucho garbo. Pero no solo eso, le hicieron una sesión de fotos en las casas de quincha.

En Atalaya dos jóvenes procedentes de India oraron vestidas con una cami­sola, prenda usada por nuestra mujer interiorana para sus faenas. Allí contemplaron la imagen de Jesús Nazareno, que tantos devotos tiene en todo el país. Nuestra cultura afrodescendiente fue lucida por un peregrino salvadoreño, tal como se hace durante el mes de mayo: Mes de la etnia negra.

Un Mexicano con vihuela en mano posó con un sombrero ocueño y le dio un toque de rock a este encuentro cultural.

Ordeñar no es tan fácil como parece, un peregrino lo descubrió y disfrutó de la labor en Ponuga de Santiago, Veraguas.

En la parroquia de San José de la diócesis de Santiago, el animado presbí­tero brasileño Rafael Costa de Oliveira “venteó” arroz.

 

Artículo anterior

La Basílica Santa María La Antigua, corazón de la Iglesia arquidiocesana

Siguiente artículo

Dejan huellas y crean precedentes en cuidado de la casa común