JMJ Panamá 2019Noticias

Descubriendo la belleza de servir

El pasado sábado 13 de agosto en el templo parroquial de Llano Bonito de la diócesis de Chitré se reunieron los voluntarios que ayudarán en los Días en la Diócesis para recibir una importante formación, que fue dirigida por Guillermo Casasola, supervisor del voluntariado del Comité Organizador Local para Chitré,  que involucra también  a las provincias de Herrera y Los Santos.

El padre Roderick Escobar párroco de Llano Bonito y jóvenes encargados del voluntariado a nivel diocesano se hicieron presentes en esta importante actividad, en la que además se dejó claro algunos requisitos necesarios para ser voluntario, entre los que se mencionan:

• Tener por lo menos 16 años si desea colaborar a nivel Diocesano.

• Tener de 20 a 40 años si desea colaborar a nivel nacional.

• Estar dispuesto a capacitarse para ofrecer de manera excelente este servicio.

• Estar dispuesto a dedicarse tiempo completo a la JMJ.

• Colaborar en su propia parroquia con el párroco y las demás comisiones.

¿Pero qué es el voluntariado?

El padre Roderick destaca que a los participantes se les dejó claro que el voluntariado es un servicio a Cristo en el hermano joven que viene a la Jornada Mundial de la Juventud.

También se aclaró que es una labor que incluye responsabilidad, disponibilidad y verdaderas ganas de trabajar. “Los voluntarios deben hacer lo que se les mande a hacer; si hay que barrer, limpiar los baños, si hay que ir a las calles para hacer señalizaciones a los peregrinos, lo tienen que hacer”, destacó.

Agregó además que esta actitud de servicio no se puede lograr si no hay una auténtica espiritualidad, porque entonces no se descubre a Cristo que nos está necesitando en el rostro del hermano.

Importante es destacar que a pesar de la cantidad de personas provenientes de las 23 parroquias de la diócesis a esta formación, los responsables consideran que todavía no alcanzan la meta establecida, pues se necesitan al menos 300 voluntarios que la Diócesis deberá enviar para la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá,  y también para que  colaboren en los días en la diócesis.

“Yo pido a toda la feligresía que se acerque a las parroquias que descubran la belleza que hay en el servir, el querer servir a Dios y al prójimo, también a animar a los párrocos para que envíen de cada una de sus comunidades, representantes para el voluntariado de la jornada mundial”, dijo.

Se recuerda que quienes quieran participar como voluntarios, deben dirigirse a cada parroquia, a cada oficina parroquial y decir “yo quiero ser voluntario”.

“Cada joven que tenga esa inquietud debe acercarse a su parroquia para inscribirse, y el párroco debe hacer llegar eso a la Comisión Diocesana de Voluntariado,  que a su vez lo envía a la Comisión Nacional”, puntualizó el padre Roderick.

Artículo anterior

Cuidado con las mentiras en los niños

Siguiente artículo

Los matrimonios deben prepararse para superar la crisis de los 40