CatequesisEspiritualidad

Dimensión social de la catequesis

La vocación cristiana tiene implicaciones sociales ya que Jesús nos ordenó a continuar su misión de propagar el Reino de amor, justicia y paz.

Una catequesis debe siempre estar enlazada con el compromiso social del grupo. La enseñanza social de la Iglesia ofrece orientaciones para la promoción de los derechos humanos, para la tutela de la familia, para una economía al servicio del hombre, que garantice la justicia y la paz con una actitud responsable hacia la creación y hacia la persona humana, es la enseñanza de Jesucristo llevada a la vida concreta.

Necesitamos promover al ser humano por medio de una catequesis que profundice en el sentido verdadero de la afectividad tan olvidada por la racionalidad moderna, hacer que el Evangelio impregne al hombre totalmente; él no es sólo cerebro sino también corazón y Espíritu; de allí la importancia que para el cristianismo tiene la promoción de la persona humana y el testimonio de amor.

El testimonio de amor de los cristianos se puede nutrir y ser coherente, tenaz y valeroso sólo desde una profunda relación de intimidad con Jesús. 

Comprendamos que Catequizar y Evangelizar la vida de los fieles o discípulos de Cristo, significa no sólo promoverlos en el conocimiento o ilustración de su fe en Dios por una catequesis progresiva según las edades o etapas de la vida, y en su contexto familiar, colegial, universitario, profesional, sino también en el comprometerse a actuar para influir en la estética, los valores y la naturaleza, de modo que se fundamenten en la persona humana como valor, hoy y aquí en este contexto cultural que nos rodea.

Luces. Catequizar y Evangelizar la vida de los fieles o discípulos de Cristo en su situación.

La mayoría de las parroquias tienen servicios para los más necesitados.  Toda ayuda tiene que ser desinteresada.  También el voluntariado es importante porque puede ser una puerta de entrada para la evangelización.

Artículo anterior

Jesús se anonado al seno de María

Siguiente artículo

La oración perseverante