Colón – Kuna YalaDiócesis

Diócesis de Colón-Kuna Yala anuncia nombramientos

Yoel E. González N.

Monseñor Manuel Ochogavía Barahona dio a conocer recientemente los nombramientos para las parroquias de la diócesis de Colón-Kuna Yala, a través de  un comunicado.

El Obispo de Colón agradeció a todos por su entrega y sacrificio en cada una de las parroquias en la que han trabajado y les motivó a seguir con el mismo entusiasmo y empuje en las nuevas sedes parroquiales para seguir llevando el mensaje de Dios a las comunidades.

En la Parroquia San Felipe en Portobelo, Santuario Jesús Nazareno de Portobelo y Cuasi Parroquia Santo Toribio de Mongrovejo en Nombre de Dios, fue nombrado el padre Ángel Pinilla, como párroco y rector. Como vicario parroquial, el padre Eurípides Preciado.

En la parroquia Virgen del Carmen de la Ciudad de Colón y Santuario de la Virgen del Carmen, fue nombrado el padre Juan Olarte como nuevo párroco y rector. El padre Elkin Núñez, vicario parroquial.

Debido a la pandemia, la toma de posesión de los sacerdotes ha sido modificada.

El nuevo párroco de la parroquia San Judas Tadeo de la Barriada San Judas, es el padre José del Carmen Ortega. El comunicado también anuncia la desgnación del padre Narciso Ábrego como nuevo párroco de la parroquia Virgen de Fátima ubicada en la Barriada Juan Demóstenes Arosemena (El 20).

El comunicado emitido el 20 de enero explica que el padre Luis Martínez será el párroco de la parroquia San Vicente en el Residencial Arcoíris y además será el nuevo capellán de la Capellanía del Hospital Manuel Amador Guerrero de la Ciudad de Colón.

Los nuevos nombramientos comenzarán a regir a partir de este 31 de enero del 2021, y según explica el comunicado, debido a la situación actual que vivimos, la toma de posesión se hará progresivamente, de acuerdo a la realidad de cada parroquia y capellanía.

Finalmente, el obispo de Colón-Kuna Yala exhorta a los fieles a recibir a los nuevos sacerdotes con alegría y oración para que puedan acompañarles como buenos pastores, a imagen del Buen Pastor, Nuestro Señor Jesucristo.

Artículo anterior

Jóvenes chiricanos y su compromiso cristiano

Siguiente artículo

Hacia una catequesis misionera