Curso BíblicoEspiritualidad

Dios habla en lugares diferentes

Dios nos habla y se comunica con nosotros, no solamente a través de la Biblia. Mucho antes que ésta se escribiera, Dios le habló a las personas a través de la vida misma. Abraham y Moisés escucharon la Palabra de Dios en la vida. 

Dios nos habla en la naturaleza: un amanecer, el sol, una montaña, el mar nos hablan de Dios. 

Los pueblos indígenas han descubierto en la naturaleza al Dios creador y han intentado respetar su obra. Sin embargo, no todas las personas tienen la misma sensibilidad. Muchos abusan de los recursos naturales y destruyen la obra de Dios destinada para la vida de todos los seres humanos. La naturaleza desgarrada, el aire y los ríos contaminados, la tierra erosiona- da, las especies en extinción son un grito de Dios pidiendo respeto por su creación. 

Cuando los pueblos se organizan y realizan acciones liberadoras, como la lucha por la tierra, por los servicios básicos, por la defensa de los derechos humanos, decimos que Dios está pasando por allí. El pueblo de Israel lo experimentó en su historia, sobre todo cuando Yahvé lo liberó de Egipto y lo acompañó por el desierto hacia la tierra de la promesa. 

También lo sintió cercano en las situaciones de dolor y muerte, por ejemplo cuando sufrió la invasión de potencias extranjeras y muchos fueron desterrados a lugares lejanos. El pueblo de Israel experimentó siempre la solidaridad de Dios y se sintió acompañado por él a lo largo de toda su historia. 

Dios también nos habla a través de la conciencia y nos orienta en nuestras acciones. Para ello es necesario hacer silencio y oración, para escuchar lo que Dios nos dice en nuestro interior. 

Artículo anterior

Ayudar en el trabajo de la comunidad

Siguiente artículo

Estar siempre muy alegres