ActualidadDavidDiócesis

Discipulitos de Jesús

La cita Bíblica: “Dejad que los niños vengan a mí”, se hace vida en la Catedral San José de David. La Pastoral de la Primera Infancia integró a los Discipulitos Misioneros de Jesús -niños en edades entre 3 y 8 años- para fortalecer su identidad cristiana desde temprana edad.

Aunque estos niños no pertenecen aún a la catequesis de manera formal, van conociendo su fe a través de juegos, dinámicas, cantos, y meditación de la Palabra, entre otras actividades.

Las dinámincas empleadas permiten que los niños conozcan al Señor y evangelicen con su alegría e interpretación de la Palabra de Dios, a sus propios familiares.

El pasado 29 de septiembre los niños participaron de un taller de dibujo bíblico, dirigido por la artista Diana Bruggiatti, quien pintó los murales que resaltan en la Catedral diocesana.

Al meditar la Palabra, con la lectura bíblica del día, la niña Anaís Solange Batista Rivera, de ocho años dijo: “siempre debemos ayudar a los demás”. Por su parte Adriana Isabel Espinosa, con solo seis años, comentó, “las manos sirven para comer y dar de comer. Todos deben comer”. Los niños participaron de una tómbola para obtener cuadros pintados por la artista chiricana.

En los Discipulitos Misioneros de Jesús participa como Catequista, María Cristina Chichaco, de 15 años. Ella inició su formación catequética desde los 3 años, en este grupo y ahora colabora como asistente de Catequista de Primera Comunión. Charlye Isaac González también es fruto de este grupo, desde los 3 años. Desde hace dos años acompaña a la Pastoral Geriátrica, en el servicio a los adultos mayores del Hogar Santa Catalina, además es Monaguillo.

Artículo anterior

Nos casamos siendo incompatibles

Siguiente artículo

Sin sacerdotes no hay Eucaristía