ActualidadDiócesisVicariato Apostólico del Darién

Edison Cossio es ordenado sacerdote en Metetí

El sacerdote ofició su primera eucaristía a las 6:00 p.m. en la Catedral Nuestra Señora de Guadalupe, en Metetí, el jueves 25, día de la Anunciación del Señor.

Hna. Esperanza Díaz

La Ordenación Sacerdotal, del ahora padre Edison Cossio Alcaráz, fue realizada en en la Catedral Nuestra Señora de Guadalupe en la zona misionera de Metetí, con la participación de Monseñor Pedro Joaquín Hernández, Obispo del Vicariato Apostólico de Darién, quien presidió la eucaristía.

En la celebración le acompañaron los sacerdotes: Máximo Salmerón, Erick Fernández,  Rolando Reynoso, Nicolás Delgado, Aldo Hardines, Alberto Domínguez, Deiner Coime, Gustavo Rivas, Fernando,  Euclides, Oscar y el Diácono Wilmer Aguilar. Contó además con la presencia de las Hermanas Lauritas y fieles de las distintas Zonas misioneras  del Vicariato como: Agua Fría, Río Congo,  La Palma, Yaviza, Metetí, Santa Fe y Sambú.

Durante su homilía, el Obispo de Darién dijo, “somos servidores del amor de Dios,  en una dimensión de abajamiento, de entrega y disponibilidad, como Dios que se hace hombre al encarnarse en el seno de la Virgen María, madre que nos lleva hacia Dios. Como sacerdotes estamos llamados a vivir en fraternidad presbiteral en comunión con el Obispo”, enfatizó.

El obispo recalcó que, “en Darién tenemos que ser misioneros AD GENTES a toda la gente sin exclusividad,  somos para el pueblo de Dios, abiertos a los más necesitados a como lo hizo Francisco Javier,  Antonio María Clareth y otros muchos santos comprometidos con Cristo y su Iglesia”.

POSTRADO. Inicia un nuevo camino siendo ahora sacerdote.

Algo de Historia

Edison Alexander Cossio Alcaráz nació en Turbo, Antioquía. Toda su vida vivió entre el Chocó y Medellín, un 4 de junio de 1976 fue bautizado en la parroquia de Sagrada Familia de Unguía Chocó, lÍmite con Panamá. Su madre es Ubaldina Alcaráz de Cossio y su padre Nolberto De Jesús Cossio, quien falleció en 1988. Sus hermanos son: Iván Alirio Cossio y John Wilmar Cossio.

Sus estudios de bachillerato los realizó en el Centro Educativo de Fomento Empresarial de Caldas. Su primera comunión la realizó en 1985 en la parroquia del Divino Eseomo de manos de Monseñor José Iván Castaño Rubio, Obispo de la Diócesis de San Francisco de Quitdó, Chocó. Su Confirmación la realizó en 1989, en la parroquia El Espíritu Santo en el Barrio Las Ferias en la Dorada Caldas (interior del país Colombia) de manos de Monseñor Fabio Bethancourt Tirado.

Realizó estudios de Psicología Social Comunitaria (7 semestres) y Teología cuando era empleado en una compañía de seguridad, llega a la provincia de Darién después de realizar 5 años de formación en el Seminario de San Pío X de la Diócesis de Ismina Chocó en Colombia.

Ha servido como misionero desde el 2015, fue ordenado diácono y ahora sacerdote en Darién.

Fue invitado por el padre Abdiel Cárdenas, a la misión en Darién, el 19 de febrero del 2015 y recibido en el Vicariato Apostólico de Darién por Monseñor Pedro Hernández Cantarero. Estuvo un año de misión en el Colegio Marcos Alarcón en Metetí, Darién. Posteriormente, pasó junto al padre Alberto Domínguez para levantar la décima zona misionera de Río Congo. Durante siete meses acompañó a las comunidades, ayudando, dinamizando y preparando a las familias paras las visitas pastorales del Obispo.

Luego, el Obispo Hernández le envió a seguir sus estudios en el Seminario Mayor San José en la Arquidiócesis de Panamá. De ahí siguió un tiempo de misión en las zonas misioneras de Jaqué y Agua Fría. El 29 de junio de 2019 recibió la ordenación diaconal, desde ese momento ha estado en la zona misionera de Metetí, donde acompaña al padre Gustavo Rivas, lo apoya en los sacramentos de bautismo, catequesis y formación, sobre todo durante este tiempo de pandemia. Edison Alexander es devoto de Santa Laura Montoya.

Sus expectativas es seguir aprendiendo de las comunidades en el Vicariato del Darién y así llevar el mensaje a cada rincón de esta tierras.

Artículo anterior

Un presbítero y dos diáconos los primeros ordenados de la Arquidiócesis en pandemia

Siguiente artículo

Sacerdotes renuevan sus promesas sacerdotales