Curso BíblicoEspiritualidad

El apóstol de los paganos

La Iglesia que nace en Pentecostés no era para quedarse en Jerusalén. Jesús Resucitado llama a Saulo, quien sería el instrumento adecuado para llevar la Buena Noticia de salvación a todos.

Pablo, de raza y religión judía, nació en Tarso, centro de cultura griega. Recibió el nombre hebreo de Saúl y el nombre romano de Paulus o Pablo. Además del arameo hablaba

griego y su profesión era fabricar tiendas de campaña.

Pablo vivió en un mundo dividido, así:

• Cultural y racial: griegos y bárbaros, cultos e incultos, y los israelitas en judíos y paganos; la ley era muralla para protegerlos;

• Social: ciudadanos romanos libres con derechos y esclavos, sin derechos;

• Sexual: leyes de Grecia, Roma e Israel: las mujeres en estado de inferioridad frente al varón.

A los pies de Gamaliel, hombre piadoso y abierto, estudió la Torah y es miembro del grupo religioso de los fariseos. Cuando oye hablar de los discípulos de Jesús, se convenció que eran impíos y pecadores y los combate en nombre de Dios. Persiguiendo discípulos, viaja a Damasco y allí tiene un encuentro personal con Jesús.

Pablo nace a la fe cristiana bruscamente y muchas veces relatará este encuentro con el Resucitado, que lo llevó a su conversión milagrosa. Al ver y escuchar a Cristo Resucitado, comprende que es el Hijo de Dios, que forma con los suyos un cuerpo vivo e inseparable; esto lo hizo un testigo dotado de la misma autoridad que los demás apóstoles.

Por ello, en cuatro viajes por el mundo conocido, dedicó el resto de su vida a predicar el mensaje que Dios le seguía revelando. Funda comunidades y deja trece cartas en las cuales las Iglesias reconocen la Palabra de Dios.

Artículo anterior

Zona misionera de Jaqué recibió agasajo

Siguiente artículo

Cristo es esa gran Luz que nos conduce de la mano