CatequesisEspiritualidad

El cristiano defiende y promueve la vida

El Papa Francisco nos habla sobre el dramático tema del aborto en el discurso a los participantes en el Congreso “Yes to Life! cuidando del precioso don de la vida en su fragilidad”, organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, el sábado 25 de mayo de 2019. 

“Todo niño que se anuncia en el seno de una mujer es un don que cambia la historia de una familia: de un padre y una madre, de los abuelos y de los hermanos. Y este niño necesita ser acogido, amado y cuidado. 

Cuando una mujer descubre que está esperando un hijo, una sensación de profundo misterio se mueve inmediatamente en ella. Las mujeres que son madres lo saben. La conciencia de una presencia, que crece dentro de ella, impregna todo su ser, por lo que ya no es solo una mujer, sino una madre. Entre ella y el niño se establece de inmediato un intenso diálogo cruzado, que la ciencia llama crosstalk. Una relación real e intensa entre dos seres humanos, que se comunican entre sí desde los primeros momentos de la concepción para favorecer la adaptación mutua a medida que el niño crece y se desarrolla. 

Esta capacidad comunicativa no es solo de la mujer, sino sobre todo del niño, que en su individualidad envía mensajes para revelar su presencia y sus necesidades a la madre. Así es como este nuevo ser humano se convierte inmediatamente en hijo, moviendo a la mujer con todo su ser a tender hacia él. 

Desafortunadamente, la cultura hoy dominante promueve el miedo y la hostilidad hacia la discapacidad que a menudo llevan 

a la elección del aborto, configurándolo como una práctica de “prevención”. Pero la enseñanza de la Iglesia sobre este punto es clara: la vida humana es sagrada e in- violable y el uso del diagnóstico prenatal con fines selectivos debe ser desalentado, porque es la expresión de una mentalidad inhumana, que sustrae a las familias la posibilidad de aceptar, abrazar y amar a sus hijos más débiles”. 

Artículo anterior

Un proceso evangelizador renovado

Siguiente artículo

Lugares donde se escribió la Biblia