CatequesisEspiritualidad

El papel esencial de la catequesis en el proceso de la nueva evangelización

La catequesis constituye uno de los elementos determinantes en la configuración del proceso de maduración en la fe de cada creyente. Afirmar la esencialidad de su presencia en la Nueva Evangelización significa evidenciar la unicidad y, en cierto modo, hasta la indisolubilidad en su relación con la catequesis. Este aspecto reclama una reflexión sobre la identidad y finalidad de la catequesis dentro del proceso evangelizador de la Iglesia.

La Iglesia, en toda época, ha extendido al máximo su esfuerzo por engendrar nuevos hijos de Dios y hacerles madurar en la fe a través del proceso de catequesis. También  en nuestro tiempo, necesita formas de intervención que salvaguarden los valores perennes de la tradición, atendiendo igualmente a la novedad de la cultura contemporánea y a la Nueva Evangelización.

La catequesis de conservación, para perpetuar la situación eclesial existente, tiene que convertirse en catequesis de .transformación., al servicio de un modelo renovado de creyente, de comunidad, y de un proyecto convincente de Iglesia renovada, fraterna y diaconal.

En lugar de tender, en primera instancia a la “transmisión de la doctrina” cristiana, la catequesis debe ser ante todo ”anuncio de la palabra” y “comunicación” de experiencias de fe.. La palabra de Dios, percibida en la experiencia cristiana de fe, constituye el contenido propiamente dicho de la catequesis.

Debemos estar convencidos de que la catequesis debe colocarse hoy en el marco de una Iglesia en estado de evangelización. Esto supone una verdadera conversión pastoral, el paso de una pastoral de conservación o de mantenimiento a una pastoral evangelizadora, misionera, en una Iglesia situada en el mundo al servicio del Reino de Dios. Ser. necesario repensar con creatividad los objetivos pastorales: forjar un nuevo modelo de creyente cristiano, promover un nuevo tipo de comunidad cristiana, tender hacia un proyecto renovado y convincente de Iglesia.

Artículo anterior

Aprenden a ser protagonistas de su propio desarrollo

Siguiente artículo

Solo ganas la vida en tanto que la das