Comunidad

El reino de Nuestro Señor Jesús

Nuestro Señor Jesús es Rey de Reyes y Señor de Señores.   Su reino no es de este mundo, como le dijo a Poncio Pilatos (Juan 18,36).    La Iglesia nos enseña que el reino de Jesús está conformado por la Iglesia triunfante (los santos que están en el cielo), la Iglesia purgante (los que murieron en gracia de Dios, pero en imperfecta santidad) y la Iglesia militante (los que están todavía en la tierra y viviendo en gracia de Dios).  En el evangelio, el Señor nos dice que nuestro encuentro con Él, ya sea en la muerte o su segunda venida, va a ser como cuando llega un ladrón a una casa en la noche, por sorpresa: Lucas 12, 39.  Por eso nos dice: “Bienaventurados aquellos criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela” Lucas 12, 37.  Por otro lado, el señor también nos enseña: “El criado que, conociendo la voluntad de su señor, no se prepara ni obra de acuerdo con su voluntad, recibirá muchos azotes…”  Lucas 12,47. ¿Qué nos quiere decir el Señor cuando llama bienaventurados a los que encuentre en vela?  Son aquellas personas que perseveran para mantenerse en gracia de Dios, para permanecer en la Iglesia militante evitando pecar mortalmente y cerca de los sacramentos de la confesión y Eucaristía.  Cuando vivimos en pecado mortal, sin confesarnos ni asistiendo todos los domingos a la Eucaristía, rompemos la amistad con Dios y quedamos automáticamente fuera de la nueva alianza, fuera de la Iglesia militante y nos estamos condenando.  Hagamos siempre la voluntad del Señor.

Artículo anterior

Una ventana entre la vida y la Biblia – la lectura del goteo

Siguiente artículo

El llamado del amigo