ComunidadLaicos

El Santo Rosario

Ronaldo Paredes

El Rosario es un modo piadosísimo de oración, al alcance de todos, que consiste en ir repitiendo el saludo que el ángel le dio a María; interponiendo un Padrenuestro entre cada diez Avemarías y tratando de ir meditando mientras tanto en la Vida de Nuestro Señor (San Pío V). Entre las partes que encontramos está el Credo que es el resumen de nuestra fe, el Padre Nuestro que nos enseñó el mismo Jesús (Mateo 6, 9-13), el Ave María que la primera parte está en Lucas 1, 28 y Lucas 1, 42 y la segunda parte que fue añadida en el Concilio de Éfeso en el 431, el Gloria (2 Corintios 13, 13), El Salve, una oración después de cada misterio dada por la Virgen en Fátima (Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados …) y 20 misterios reunidos en 4 grupos (gozosos, dolorosos, gloriosos y luminosos) que nos hace meditar un momento de la vida de Jesús y María, todos ellos encontrados en la Biblia. 

Cada vez que meditamos los misterios del rosario elevamos nuestro espíritu a Dios. Algunas personas piensan que no se debe repetir oraciones, pero en la Biblia encontramos varios ejemplos donde se hacen: Jesús al momento de orar repitió las mismas palabras (Marcos 14, 39), en el Apocalipsis se menciona que hay 4 vivientes que repiten oraciones sin descanso (Apocalipsis 4, 8). 

El rosario es un arma poderosa para nuestro combate espiritual, y es por ello que como católicos debemos rezarlo y meditarlo para crecimiento de nuestra fe. Hagámoslo especialmente en familia, para su fortalecimiento, su unión y una mayor convivencia con Dios y la Virgen

Artículo anterior

Comercio electrónico repunta en la pandemia

Siguiente artículo

¿Descubriste que somos iguales?