ComunidadParejas

El uso continuo de los teléfonos celulares y la relación de pareja

Este artículo concretamente se enfoca en las relaciones de pareja y cómo el uso de la tecnología y del internet puede ir minando la confianza y debilitando los lazos de amor.

Redacción

Una de las principales quejas de las parejas hoy en día, se debe al exceso en el uso del celular, en vista de que uno de los miembros podría sentirse ignorado por el otro que está “pegado” a la pantalla del celular.

Es innegable el hecho de que muchos de nosotros podríamos estar padeciendo el mal del siglo llamado adicción al internet, aunque no nos percatemos de ello. Esto queda de manifiesto ante la urgencia que tenemos de estar conectados y la necesidad de revisar continuamente nuestro celular.

Mientras esto ocurre, el otro miembro de la pareja se siente ignorado y desplazado por el teléfono celular, debido a que se ha ido perdiendo el contacto visual con nuestro compañero o compañera, como si no fuéramos capaces de apartar la vista de ese aparato por mucho tiempo.

La pareja se siente ignorada y desplazada por el otro que está “pegado” al celular.

Es irónico que el teléfono celular, diseñado originalmente como una herramienta de comunicación, puede realmente impedir más que sostener una conexión interpersonal.

Las estadísticas de rupturas de parejas advierten precisamente sobre esta realidad. Debe ser llamada de atención de lo que está sucediendo con nosotros y la manera en que nos relacionamos con nuestra pareja.

Y surge la pregunta: ¿Favorece la tecnología a la infidelidad en las parejas?
Esta interrogante es algo difícil de responder. Podríamos decir que sobran las oportunidades para que se produzca infidelidad, a través de las redes sociales. Por supuesto, no en todos los casos. Algunas personas podrían fantasear con alguien desconocido y llevar a cabo un “inocente” coqueteo, en el que inicialmente no ve nada de malo y podría pensar que las condiciones para salir con esa persona son remotas. A pesar de ello, la actitud hacia la infidelidad se encuentra latente y ésta podría llevarse a cabo si una de las partes tomara la iniciativa y diera un paso adelante.

Intentando ser objetivos, la llamada “tentación” no lo es tanto si no existieran problemas de base en la pareja que provocara tal necesidad. Simplemente esto es un indicador de que algo no está marchando bien y el riesgo de la infidelidad podría estar presente.

Mejorar la comunicación

SER UNO EN DOS. Los cónyuges necesitan contacto físico y visual para conocerse de verdad.

Cada miembro debería expresar asertivamente el daño que le ocasiona sentirse ignorada o ignorado, conversar abiertamente sobre las dudas que puedan tener. Poder ser capaces de evaluar las fortalezas y debilidades de la relación y resolver los asuntos que puedan estar pendientes.

Fomentar la confianza de que nuestra pareja no nos lastimará en ningún sentido y que cada uno tenga el espacio que como individuo necesita, puede contribuir a mejorar la relación y a estrechar el vínculo de amor.

REDES SOCIALES. Sobran las oportunidades para que se produzca infidelidad.

En adición a lo anterior, podemos negociar el tiempo que se le dedicará al uso del celular para que no interfiera con la relación. Si están juntos, necesitan del contacto físico y visual. Estar atentos al lenguaje no verbal y escuchar lo que nuestra pareja nos está diciendo. Es un tiempo sagrado donde no debería haber interferencia, a menos que sea estrictamente necesario. Poner fuera del alcance visual ese aparatito, que tantos problemas está ocasionando hoy día y mirar a su pareja como lo más valioso en ese momento.

Artículo anterior

Firman manifiesto contra la eutanasia

Siguiente artículo

Piña: producto natural, saludable y a nuestro alcance