DavidDiócesis

En encuentro virtual, jóvenes viven la amistad al estilo de San Agustín

Yoel E. González N.

La Iglesia mantiene fija su mirada en los jóvenes, y la Orden San Agustín está convencida que esta población de la sociedad representa el ahora de Dios, por eso procuran experiencias de encuentro que fortalezcan sus valores y el compromiso eclesial.

Para lograr este objetivo, al igual que años anteriores, se realizó el Encuentro Juvenil Agustino (ENJA) 2020, que reunió a cientos de participantes en Panamá, Chitré, David, Tolé y Costa Rica.

Juventud. Disfrutaron el ENJA vía zoom.

El encuentro se centró este año en el carisma de la amistad, modo de vida muy apegada a la espiritualidad agustiniana. San Agustín concibe que se pueden fundir varias almas en una sola. “Que no significa unidad en los gustos, los sentimientos, los proyectos, las opiniones…sino en el ser”, recordó Fray Anel Gálvez, coordinador de este evento.

Ese carisma de amistad, que une y caracteriza a la familia agustiniana, fue desarrollado vía zoom, ante la imposibilidad de hacerlo presencial por la pandemia. Para Deylin Barboza Martínez, de la parroquia Santa Marta, en la ciudad de Neily en Costa Rica ciertamente fue un compartir diferente donde recargaron baterías, se nutrieron de la Palabra de Dios y fortalecieron su espíritu con talleres y momentos de oración.

Ana Patricia Hepburn Pinel / P. Santa María La Antigua / Panamá
“Este año la situación que estamos enfrentando a nivel mundial no fue impedimento para que nos gozáramos en comunidad de esta experiencia en la que el Espíritu Santo se hizo presente”.

Ana Patricia Hepburn Pinel, de la parroquia Santa María la Antigua (Panamá), asegura que “el encuentro ofrece la oportunidad a los jóvenes de compartir conocimientos, y fortalecer la fraternidad como valor positivo que les ayudan a crecer en comunidad”.

Para Victoria Ortiz, de la parroquia San José en Tolé, anfitriona del encuentro, cuenta que ha sido todo un desafío la realización de este encuentro desde la distancia, pero a la vez unidos por la tecnología, con el mismo entusiasmo y alegría que caracteriza a los jóvenes. “Nos sentimos alegres de compartir y vivir este encuentro desde nuestra casa, definitivamente el Espíritu Santo sopló y nos hizo vivir una experiencia inolvidable”, señaló.

La joven reconoce tenía un concepto erróneo de que pertenecer a un grupo juvenil era aburrido y un desperdicio de tiempo, pero todo cambió desde que que participó en el Encuentro Juvenil Agustino. “Cada encuentro al que voy mi personalidad cambia y se fortalece mi alma, vivir en comunidad es algo hermoso”. puntualizó.

Adoración. El Santísimo fue expuesto a los participantes.

“En Comunidad es Mejor”

Fray Anel Gálvez, coordinador de este evento, explica que muchos fueron los retos para desarrollarlo, pero el entusiasmo y la alegría que caracteriza a la juventud agustina no fue impedimento para realizarlo.

Alrededor de 300 participantes aproximadamente se unieron a través de la tecnología del 25 al 26 de septiembre.

Deylin Barboza Martínez / P. Santa Marta, Ciudad Neily / Costa Rica
Ha sido una experiencia muy emotiva para mí, vivimos el ser agustinianos, buscar una manera de aceptarnos y seguir a Dios, como joven vamos ahora llenos del Espíritu Santo.

Los participantes representaban a las parroquias Santa María La Antigua y Nuestra Señora de Los Ángeles en Panamá, Santa Rita de Casia (La Chorrera), Nuestra Señora Del Rosario en la Diócesis de Chitré, San José de Tolé en la Diócesis de David, Colegio San Agustín de la Diócesis de Penonomé, Colegio San Agustín en la Diócesis de David, Colegio Agustiniano de la Diócesis de Chitré.  De Costa Rica participaron de la parroquia Santa Marta de la Ciudad Neily, parroquia Santa Rita de Casia de La Rita de Pococi.

Reflexión. Los participantes tuvieron momentos de meditación.

Los jóvenes compartieron momentos de adoración y oración con el Santísimo Sacramento. Fue una experiencia que se vivió desde sus hogares y muy oportuno, dado que llevan meses alejados de la vida parroquial por la pandemia del COVID-19.

En este encuentro además de los jóvenes miembros de las comunidades agustinas participaron jóvenes de confirmación y con los expositores se reforzaron su espiritualidad y el trabajo pastoral en valores humanos.

La Hermana Martina Moncada Adela, Hermana Agustina del Amparo, desde Honduras compartió el taller Agustiniano de Lectio Divina, Publio Caballero miembro de la parroquia Santa María La Antigua de la Arquidiócesis de Panamá compartió el taller Personal Humano que fue muy animado.

Desde el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial en Madrid, España Fray Ameth Moreno dictó el taller Bíblico desde el carisma de la amistad, una de las principales acciones del quehacer agustino que refleja la vivencia en comunidad y en hermandad.

Desde República Dominicana, el ministerio de música católica “Renovados DC”, se mantuvo conectado con los participantes en el encuentro durante una hora, animando a los jóvenes al ritmo de sus canciones, con momentos de reflexión y testimonios que confirmaron el valor de ser comunidad fraterna.

Artículo anterior

Octubre y espiritualidad

Siguiente artículo

El Amor y Devoción a María