ActualidadDiócesisPrelatura de Bocas del Toro

En Ngöbere llevan buena nueva

Kankintú es el centro parroquialatendido por la Orden de Agustinos Recoletos (OAR). Tres sacerdotes sirven en esta porción de la Prelatura de Bocas del Toro.

Por la cercanía o distancia con algunas comunidades los frailes agustinos recoletos vieron la necesidad de formar evangelizadores que lleven la Palabra de Dios en su lengua Ngöbere.

El párroco en esta comunidad es el padre John Freddy Reyes C. Le acompañan los padres Nelson Tiusaba Torres y Bolívar Sosa vicarios parroquiales. Todos se encargan de manera integrada a la formación.

El Equipo

Fray Nelson Tiusaba Torres destaca la importante misión de estos nueve líderes en el anuncio de la persona de Jesucristo, su amor, la misericordia y el perdón de Dios que se revela a cada uno de los hombres.

El religioso agustino recoleto, describe el trabajo pastoral de estas comunidades así: “La población de esta comarca es totalmente indígena; y el trabajo partoral se hace con el apoyo de sus líderes”, dijo. De ahí la importancia de que los colaborades hablen la lengua Ngöbere.

Fray Nelson considera importante esta ayuda de los laicos. “Con este valioso apoyo se hace más cercana esa presencia de un Dios, pues se camina y hay una comunicación más fluida”.

Está convencido que “el pueblo se beneficia pues se logra una experiencia de encuentro y apoyo mutuo, manteniendo un orden”, explicó.

Los sacerdotes que sirven en esta parroquia de San Agustín, no lo hacen solos, un equipo de laicos que se han formado para ir a evangelizar a su propia gente.

Los primero que se forman es en el anuncio del Kerygma, que es el primer anuncio del Evangelio para aquellas personas que aún no conocen a Jesucristo.

La formación incluye el estudio del catecismo, y de la Biblia, importante en el servicio que brindan en las celebraciones de la Palabra.

Las enseñanzas recibidas le sirven de base para el manejo de los temas que abordan desde la realidad, confrontado con los textos bíblicos. En cada celebración son desmenuzados en sus comunidades y en su lengua”, reconoce el padre Nelson, quien se ha preocupado por darles formación integral a los indígenas para que sean transmisores de la fe, en su lengua Ngöbere.

La Misión

Llegan a las comunidades cercanas y las más lejanas de la parroquia llevando el Evangelio liberador.

Comenta Fray Nelson Tiusaba Torres que mensualmente las comunidades son visitadas y celebran la eucaristía, rezan el rosario, y reciben un tema litúrgico o catequético.

“Ellos hacen en su lengua materna el anuncio de la Buena Nueva del Señor. En cada jornada logran que sus hermanos comprendan el mensaje.

Esto mismo se hace cuando los sacerdotes no van y quienes les asisten son los líderes ya formados para atender estas tareas,-

Celebran la liturgia de la Palabra asumiendo el compromiso en la transmisión de la fe, enriquecida y reafirmada en su cultura.

“Es ese mensaje que se transmite, tomado de la Palabra de Dios. pero inculturada”, acotó el padre Nelson.

Se trata de un grupo de personas ya mayores comprometidas que cuentan con el acompañamiento por parte de los Agustinos Recoletos.

Artículo anterior

Congregación del Santísimo Redentor: 287 años anunciando la Redención Copiosa

Siguiente artículo

Empinarnos sobre las diferencias para construir la Patria de todos y para todos