ComunidadJóvenes

Encuentro con Cristo a través de la Creación y la Sagrada Escritura

El joven, como todas las personas, fue creado por Dios con algo de Dios, la capacidad de relacionarse. Es esto lo que le permite entrar en contacto con todo lo creado, pero aún más con el Creador.

La Pastoral Juvenil juega un papel fundamental en la vida del joven, ayudarle a tener un encuentro personal con Dios. Este encuentro tiene la fuerza de llegar hasta lo más profundo de su vida provocando un cambio y el descubrimiento de la persona de Cristo.

Al lograr este impacto en la vida del joven, no se puede quedar ahí, tiene que ir más allá, porque Cristo no es estático. El joven descubrirá la necesidad continua de querer encontrarse y renovar ese primer encuentro. Ahí, la Pastoral Juvenil empieza a jugar su papel de acompañante, pues guía al joven a renovar ese encuentro de diversas formas, entre ellas la creación y la Sagrada Escritura.

Al ser creado con la capacidad de relacionarse, se puede entrar en contacto con toda la creación y descubrir ahí la persona del Creador. Esto se da al reconocer nuestra dignidad de personas, que fuimos creados con y por amor, y por tanto descubrimos la dignidad de todo lo demás reconociendo el rostro de Dios nuestro Creador.

La Sagrada Escritura es un encuentro mucho más profundo, ya que somos capaces de escuchar a Cristo, porque no solo está en la Palabra, Él es la Palabra, lo que significa que no solo tiene voz, también rostro, Jesucristo.

La mejor manera de escuchar y dialogar con Cristo es a través de la Lectio Divina, porque se descubre que es la base de un encuentro profundo. A través de la lectio nos acercamos y abrimos al Creador y por tanto permanece en nosotros. Por tanto la Pastoral Juvenil debe ayudar a los jóvenes a adquirir confianza y familiaridad con la Palabra, para que sea como una brújula que indica la vía a seguir.                                                                           

Artículo anterior

Viviendo con un enemigo oculto

Siguiente artículo

AIF supervisa actividad financiera del Vaticano