Actualidad

AIF supervisa actividad financiera del Vaticano

ACIPRENSA

Autoridad de Información Financiera del Vaticano informó que recibió 64 informes de actividades sospechosas en 2019, 15 de los cuales remitió al Promotor de Justicia para un posible enjuiciamiento.

En su informe anual, publicado el 3 de julio, la Autoridad de Información Financiera (AIF) elogió «la tendencia al alza en la relación entre los informes al Promotor de Justicia» y los casos de actividad financiera sospechosa.

El informe se adelanta a una inspección programada por Moneyval, el organismo de control antilavado de dinero del Consejo de Europa, que ha solicitado al Vaticano para que procese las infracciones de las regulaciones financieras. 

La AIF fue establecida por Benedicto XVI en 2010 para supervisar las transacciones financieras del Vaticano. Se encarga de garantizar que las políticas bancarias internas cumplan con los estándares financieros internacionales.

El número de informes de actividades sospechosas, conocidos por las siglas en inglés “SAR”, se considera un indicador importante del desempeño de la AIF. En 2017, había 150, mientras que en 2018 había 56. La AIF envió 11 informes al Promotor de Justicia en 2018, cuatro menos que en 2019.

En la introducción del nuevo informe, el director de la AIF, Giuseppe Schlitzer, escribió que “en general, la tendencia hacia un reporte de SAR se está fortaleciendo, gracias a las directrices sobre indicadores de anomalías más específicas que se proporcionaron y una implementación más consciente de un enfoque basado en el riesgo”.

Giuseppe Schlitzer también aseguró que en 2019 la AIF había «intensificado su acción en cada rama de actividad, al tiempo que consolidaba formas de colaboración con otros estados y jurisdicciones».

Artículo anterior

Encuentro con Cristo a través de la Creación y la Sagrada Escritura

Siguiente artículo

Consejos para cultivar amistades duraderas