ActualidadDavidDiócesis

Encuentro de Teología India propone acciones

Un total 150 representantes de grupos indígenas, participaron del IX Encuentro Continental de Teología India. Este evento reunió a grupos ancestrales de los Ngäbe y Bugle, Guna, Kqchikel, K’iche’, Mam, Chuj, Náhuatl, Zapoteca, Totonaco, Tsotsil, Lenka, Pipil, Miskito, Krahô, Macuxi, Arapaso, Quechua, Kishwa, Aymara, Áva Guarani, Mbya Guarani.

Grupos de varias iglesias católicas, representantes protestantes del Consejo Latinoamericano de Iglesia (CLAI), laicos, laicas, religiosas, pastores, sacerdotes y obispos. Con la presencia de

hermanos de Europa y Estados Unidos, convocados por el Espíritu de Dios, compartieron en el Centro Misionero de Tolé, en la diócesis de David, en jornadas formativas y de encuentro realizado del 10 al 14 de febrero.

Los participantes reflexionaron cómo se niega la vida en los pueblos, a través de proyectos de muerte que impulsa el modelo neoliberal, cómo la minería salvajemente extractiva, la deseducación aculturizante, las madereras asesinas, las religiones alienantes, la violencia expulsora, desintegradora y segadora de vidas, las drogas y el narcotráfico, los trabajos deshumanizantes, los partidos políticos dividen y corrompen y la criminal trata de personas.

Se analizaron los cuatro sueños propuestos por el Santo Padre Francisco en la Exhortación Sinodal “Querida Amazonía”: social, cultural, ecológico y eclesial. Aportes

Profundizar en el conocimiento de nuestras culturas y saberes ancestrales: idiomas, historias, ritos y costumbres. Respetarlas, defenderlas, difundirlas y vivirlas.

Dar a conocer la medicina tradicional, difundirla en centros de formación. Además fomentar proyectos que ayuden a cuidar la madre tierra.

Trabajar, lo más posible, por la unidad de los pueblos. Compartir con las comunidades toda la gracia que han visto y sentido en este encuentro. Luchar por dinamizar la Educación Intercultural Bilingüe (EIB). Seguir acompañando con -acciones concretaslas luchas de los pueblos. Pedir a los obispos y dirigentes religiosos que se comprometan en esas luchas, sobre todo en defensa de la Madre Tierra y sus bienes.

Fomentar la coordinación a nivel de regiones y espacios de diálogo y reflexión con las iglesias locales. Específicamente formación en teología india y formación política y jurídica, desde las fuentes de los pueblos y la doctrina social de la iglesia.

Los servidores de las comunidades de pueblos originarios, queriendo seguir a Jesús, se comprometieron a aprender, lo mejor posible las lenguas de los pueblos con los que caminan. Formación intercultural en seminarios y casas de formación. Reconocer que todo daño a la Madre Tierra es un pecado grave que ofende a la humanidad y a Dios.

Destaca el padre José Fitzgerald, que el encuentro arrojó una serie de denuncias como: los atropellos que siguen sufriendo los pueblos originarios y la Madre Tierra, violación a los derechos humanos, migración forzada por el despojo de los territorios por la presencia de compañías mineras, entrega de los gobiernos de concesiones sin la consulta y consentimiento previo, libre e informado de los pueblos originarios, impactos ambientales, como la división en las comunidades, explotación humana y sexual, racismo y marginación a los pueblos.

Artículo anterior

Juventud busca espacios sanos para retirarse

Siguiente artículo

Cristo se hace presente en Los Cauchales